Solidaridad con el pueblo afgano

Miles de familias afganas se han visto obligadas de nuevo a huir de sus hogares en busca de seguridad y protección. Antes de la crisis actual, ya había  2,5 millones de personas afganas viviendo como refugiadas fuera de su país. De hecho, según Naciones Unidas, los afgano y afganas representan el 11% de la población refugiada del mundo. 

Lo que demuestra que el pueblo afgano lleva mucho tiempo sufriendo la pobreza, la violencia, la inestabilidad, y las dramáticas necesidades humanitarias que no hacen más que aumentar debido a la actual emergencia humanitaria. 

Dado que está comenzando una nueva fase en la historia del país, desde el JRS hacen un llamamiento a la paz y la no violencia en toda la región. Es crucial restablecer la seguridad para las mujeres, los hombres, los niños y niñas afganos para que reanuden sus vidas con dignidad y seguridad.

Según ACNUR, se espera que medio millón de personas afganas huyan principalmente a los países vecinos. Es por ello que el  JRS invita a la comunidad internacional a que se adopten medidas concretas para acoger, proteger, promover e integrar a quienes se han visto obligados a marcharse. Muchos afganos y afganas están tomando decisiones difíciles para garantizar la seguridad de sus familias y se trata de una obligación moral y legal para los países que pueden proporcionarles protección.

Desde las ONG Jesuitas Alboan y Entreculturas, en colaboración con el JRS,  nos hemos coordinado para apoyar a las comunidades y personas refugiadas afganas que en este momento están en situación de especial vulnerabilidad. 

Apoyamos igualmente la declaración que desde JRS Europa nos invitan a conocer y difundir en la que plantean cuáles son las 5 respuestas urgentes que debe dar la Unión Europea y sus países miembros ante la situación de Afganistán.

Documentos adjuntos