Los jesuitas ante los acontecimientos de Honduras

Comunicado de la Comisión Provincial de Apostolado social, (CPAS) de la Provincia Centroamericana de la compañía de Jesús ante los acontecimientos en Honduras.

Hemos seguido atentamente y con profunda alarma los acontecimientos que desde el jueves 25 de junio han proyectado sobre el pueblo hondureño la sombra tenebrosa de los preparativos de un golpe de estado. En efecto, fue en esa fecha cuando empezaron a desplegarse miembros de las Fuerzas Armadas por las calles de Tegucigalpa. El domingo 28 de junio reconsumo el golpe. En la mejor copia de los antiguos cuartelazos que creíamos ya superados. El residente de la república fue despertado en la madrugada por un destacamento de las Fuerzas Armadas encañonado, y obligado a abordar un avión que lo llevó a Costa Rica, donde apareció ante los medios, aun en pijama y sin calcetines.

Desde entonces, Radio Progreso, cuyo director es nuestro compañero y miembro de CPAS, el jesuita Ismael Moreno Coto, ha sufrido, primero, la interrupción de sus emisiones, forzada por una patrulla de soldados que amenazaron los aparatos en caso de no ser obedecidos.

Y eso, a pesar de la concentración popular que, a las puertas de la emisora, se mostró dispuesta a defender, "la voz del pueblo". Radio Progreso ha reanudado después sus emisiones con cautela y bajo amenaza, y su frecuencia ha sido interferida una y otra vez; lo mismo ha ocurrido, con otros medios radiales y televisivos incluso algunos de claves. Evidentemente, unos gobernantes que, para reforzar su gobierno, sienten la necesidad de impedir la transmisión de la información y su pluralismo, muestran claramente la duda que los acosa sobre su propia legitimidad y las arenas movedizas sobre las que se mueven.

Radio Progreso ha llamado desde el viernes 26 de junio al "diálogo para la negociación" entre las instituciones representativas de la democracia en Honduras y miembros de la sociedad civil. Dialogo negociador, como única herramienta razonable para discernir entre propuestas y proyectos diversos del país. El diálogo y la negociación son las herramientas de la democracia. El uso de las Fuerzas Armadas y, luego, de la policía para reprimir a la ciudadanía que no aprueba el golpe de estado, son las herramientas de un poder que teme, y por eso ha prohibido, el derecho de manifestaciones, de asociación, de movilización, de libre expresión de la opinión, de un debido proceso, y, sobre todo, de inviolabilidad del domicilio y de la integridad física y mental de las personas. Son las armas de la dictadura.

Radio Progreso ha vuelto a expresar el viernes, 3 de julio su convicción de que "el diálogo para una salida negociada es, sin duda, el único camino para evitar que nos hundamos en un derramamiento de sangre". Radio Progreso piensa que la dirigencia del partido liberal ha llamado en auxilio de su proyecto socialmente elitista a las Fuerzas Armadas y ha abusado de ellas, y ahora también de la Policía, para dar y mantener un autogolpe de Estado civil, que impone al país por procedimientos anticonstitucionales un régimen autoritario y represivo que no garantiza -por mucho que así se proclame- la celebración y la limpieza de las próximas elecciones en noviembre de este año.

Radio Progreso piensa también que, más allá de las disputas, aparentemente extremosas entre dos facciones (grupos) del gobierno. "La sociedad civil tiene derecho a salir a las calles y hacer sentir su voz no porque el gobierno del Presidente Manuel Zelaya Rosales haya sido un buen gobierno, sino porque el remedio de un golpe de estado nos trae una enfermedad política y social mucho peor que la que teníamos con la improvisada y caótica administración "del presidente Zelaya y su grupo". La Comisión Provincial de Apostolado Social (CPAS) de la Provincia Centroamericana de la Compañía de Jesús, comparte la valoración analítica de Radio Progreso, y, en todo caso, considera que el camino hacia la libertad política democrática sólo se puede garantizar si las diversas fuentes de opinión pública pueden hacer su propio aporte en la búsqueda de la verdad.

La CPAS, por lo tanto, se solidariza sin vacilación alguna con Radio Progreso, con el Equipo de Reflexión, Investigación y Comunicación (ERIC), y con el director de ambos, P. Ismael Moreno Coto. S.J., y con todas las trabajadoras y trabajadores que, desde aquellos, dan su aporte a la democracia como ciudadanas y ciudadanos que buscan la verdad con libertad desde la opinión por los pobres. Esto, en último término, son los que van a sufrir más por el rompimiento de las frágiles libertades de la democracia en Honduras y en cualquier otro país de América Latina, y del, mundo. A los pobres queremos servir nosotros en la búsqueda de la paz inseparable de la justicia y la defensa de los valores culturales, democráticos, que incluyen la participación en la vida pública de la sociedad civil.
Apelamos al amor a la patria de todos los implicados en la disputa política de Honduras y hacemos un llamado al diálogo y a la negociación para que se busquen caminos que devuelvan a Honduras al Estado de Derecho, que reclama toda la comunidad de naciones y pueblos.

Exhortamos a los Gobiernos de México y Centroamérica a acoger generosamente a los refugiados desplazados forzosos que esta crisis provoque desde Honduras.

Francisco Iznardo SJ
Coordinador del Apostolado Social de la Provincia Centroamericana de la Compañía de Jesús

Información relacionada: