Esta Navidad nos quedamos con lo esencial

 

Los conflictos armados o la crisis económica ocupan no solamente los titulares en los medios de comunicación, sino también nuestros pensamientos. Sin embargo, los últimos años han constatado que es, precisamente,  en los momentos de más incertidumbre y complejidad, cuando la humanidad saca a relucir con mayor fuerza la esperanza, la cooperación y la solidaridad. Son también momentos que nos invitan a reflexionar sobre las cosas importantes de la vida, cuestionándonos posturas, actitudes y relaciones, que hasta entonces no habíamos abordado.

Esta Navidad, bajo el lema “Gracias por seguir creyendo en lo esencial”, desde Entreculturas queremos centrarnos en lo fundamental, queremos enfocar nuestra mirada en lo que impulsa nuestra vida: el tiempo compartido en familia y con las personas más cercanas; la importancia de poder vivir en paz; la ilusión de la infancia y, sobre todo, el acompañamiento a las personas que, a causa de la guerra, la violencia o la excusión, viven en contextos de vulnerabilidad o se ven forzadas a abandonar sus hogares y dejar todo atrás, separándose de sus familias y comunidades.

 

Son ellas las que nos animan a seguir trabajando cada día en las zonas más desfavorecidas de 40 países de África, América Latina, Asia y Europa. Personas como Kateryna*, refugiada ucraniana en Polonia que se vio forzada a abandonar la ciudad de Jerson cuando fue invadida. Esta madre de dos hijos, relata emocionada que “lo más difícil es no estar juntos”, ya que su marido se quedó en Ucrania. 

La huida de Kateryna con sus hijos fue complicada y el miedo sigue percibiéndose en su testimonio: “Los niños han dormido al raso, sin comer. Es un miedo que es difícil de transmitir, es imposible expresarlo con palabras”. Ahora, en Polonia, lo que más valora es la acogida que les proporciona el Servicio Jesuita a Refugiados (JRS), lo esencial: “Teniendo a tus hijos a salvo, un techo sobre la cabeza, donde lavarse y comer. No sé qué puede ser mejor”.

Como ella, millones de familias en todo el mundo van a vivir una Navidad difícil y compleja, en la que padres y madres no van poder cubrir, ya no solo los deseos de sus hijos e hijas, sino tampoco alguna de sus necesidades y derechos básicos. Una situación complicada, donde la infancia se ve privada de la educación y de las oportunidades para acceder a una vida en condiciones de dignidad y justicia. Mariah*, refugiada ucraniana acogida por JRS en Polonia, lo tiene claro: lo que más echa en falta, lo esencial para ella, es la compañía de las personas que más quiere: “Podemos superar lo que sea, podemos construir una nueva casa, empezar cualquier cosa donde sea si estamos vivos y juntos. Eso es lo que más anhelo”. 

La esperanza de un futuro mejor es lo que alimenta a personas como Mariah. Personas que a pesar de las duras circunstancias que están viviendo se mantienen erguidas y fuertes porque es en los momentos más oscuros donde la luz brilla más. Desde Entreculturas, trabajamos para contribuir a iluminar el camino de las más de 345.000 personas a las que acompañamos en diferentes partes del mundo, estando presentes tanto en países que viven crisis cronificadas, como nuevas situaciones de emergencias. 

En contextos recientes de desplazamiento y refugio como el que está viviendo la población ucraniana, además de alojamiento y alimentación, trabajamos para que los niños y niñas sigan teniendo acceso a la educación y a espacios de juego y desarrollo, a través de las denominadas “aulas amigables». En países que experimentan desde hace años situaciones volátiles y complejas, nos esforzamos para que la infancia refugiada acceda a una educación de calidad en el país de acogida, tal y como ocurre en Líbano. Y, en países como Chad, construimos espacios seguros para las niñas, como son los “Clubs de Niñas”.

“Más de la mitad de la población en el mundo debe luchar cada día para lograr cosas que nos resultan esenciales y que lo son todo… Esta situación nos guía y nos hace pensar en lo que realmente importa, animándonos a seguir trabajando en las zonas más desfavorecidas del planeta”.
Daniel Villanueva SJ, Vicepresidente Ejecutivo de Entreculturas

Esta Navidad también hemos sido más conscientes de lo esencial que es la paz. Una paz frágil y perecedera que necesita del apoyo de todas las personas del planeta para mantenerse en pie. Con esa idea llevamos años contribuyendo a la educación de la sociedad en la ciudadanía global, entendiendo la ciudadanía como responsabilidad y derecho. Y es que en un mundo tan cambiante e interconectado como el actual, es crucial preguntarse por el papel de la educación como llave para la defensa, el disfrute y la consecución de los derechos humanos. 

Desde Entreculturas apostamos por seguir formando y acompañando a una ciudadanía que no solamente comprenda la importancia de la convivencia, los cuidados y la construcción de una cultura de paz, sino que también sea consciente del importante  papel que tienen en la misma. Porque solo garantizaremos una paz duradera dotando a las nuevas generaciones de herramientas y habilidades para contribuir a ella. 

La educación también permite mejorar la calidad de vida de las personas que se ven afectadas por la guerra. Este es el caso de Amro, refugiado sirio de 10 años, que huyó junto a su familia a Líbano y que asiste a una de las escuelas de JRS. En ella, Amro ha logrado vencer las dificultades de aprendizaje para encontrar un sueño que perseguir, el de ser inventor: “Amro es uno de nuestros tesoros ocultos y hemos podido ayudarle a cumplir su sueño. El pequeño inventor de hoy será grande en el mundo de mañana”, explica el director de la escuela Al Noor 1 . 

Amro es solo una muestra de por qué en Entreculturas trabajamos para garantizar el derecho a la educación de todas las personas, especialmente, de aquellos colectivos más vulnerables o con menos oportunidades. Las circunstancias actuales hacen que este año enfaticemos la urgencia de educar para la paz y la convivencia, aprovechando que la esperanza, que renace cada Navidad, nos ilumina y nos guía para seguir creyendo que un mundo más justo y solidario es posible. Nos impulsa a seguir al lado de las personas que más nos necesitan, a luchar por un futuro mejor.

 

 

Noticias relacionadas:

Suscríbete a la newsletter

Si quieres recibir nuestra newsletter mensual y los correos puntuales en los que te ofrecemos información, no dejes de completar este formulario. Al instante, te daremos de alta en nuestra base de datos y podrás estar al tanto de todas las novedades.

Quiero recibir información acerca de las campañas de ENTRECULTURAS FE Y ALEGRÍA ESPAÑA y formas de participación. Al firmar, acepto la política de privacidad. Seguir leyendo.

Ir al contenido