Pasar al contenido principal

Somos Amazonía, defendamos nuestra casa común

El planeta nos dice basta. La crisis sanitaria y económica que resulta de la pandemia provocada por el Covid-19 no puede ocultar la persistencia de otras crisis sistémicas, que como siempre, afectan de manera desigual y más agresivamente a los territorios y sociedades más vulnerables. La Amazonía es uno de estos contextos. 
 
Los diversos mensajes del Papa sobre la Casa Común y en la exhortación apostólica Querida Amazonía y nuestras organizaciones aliadas nos vienen alertando de la relevancia de la selva amazónica para el equilibrio ambiental y sostenibilidad del ecosistema, pero también de su fragilidad ante la amenaza por intereses militares, comerciales e industriales. 
 
La Amazonía lucha para defenderse. En 2020 se batió el récord de personas defensoras de la tierra y el medioambiente asesinadas: 227. Una de cada diez son mujeres que enfrentan también amenazas específicas a su género, incluida la violencia sexual. Y hay otras muchas personas defensoras, que sin ser asesinadas, sufren otras formas de violencia por el simple hecho de defender la naturaleza y el medio ambiente.

Nos están defendiendo a todas y todos, incluso a las futuras generaciones a quienes también les debemos el cuidado del planeta.

La Amazonía se encuentra amenazada por el avance de los proyectos extractivos que desplazan a la población y aumentan la deforestación. Las consecuencias directas son la degradación ambiental y la desaparición de la cultura e identidad de los pueblos indígenas conocidos como guardianes de la selva. Pero también está en juego la estabilidad del clima y la vida de todo el planeta. Nuestra propia vida.


¿Qué podemos hacer?
 
La Amazonía es una tierra herida que nos grita. Organizaciones y movimientos indígenas, sociedad civil, la Iglesia y ONG en favor de los Derechos Humanos o la justicia ecosocial nos estamos movilizando para proteger la Amazonía.

Las ONG Entreculturas y Alboan hemos unido nuestras fuerzas para sumarnos a este movimiento global y hemos puesto en marcha la campaña “Somos Amazonía, defendamos nuestra casa común”. 

En 2022 la 11ª edición de nuestra carrera solidaria «Corre por una Causa» recaudará fondos para la defensa de la Amazonía y los derechos de los pueblos indígenas que la habitan. Apoyaremos la educación intercultural bilingüe y medioambiental, la formación en liderazgo juvenil, la promoción económica alternativa y sostenible, la atención humanitaria y la protección de miles de personas en la región Panamazónica.

Puedes participar en cualquiera de las pruebas que organizamos en 12 ciudades, o puedes inscribirte desde cualquier parte del mundo en la modalidad virtual y participar en cualquier momento del circuito, y así apoyar la defensa de la Amazonía. Entra en correporunacausa.org.
 
También puedes acceder a la exposición interactiva Defensoras de la Naturaleza. A través del testimonio de 10 mujeres defensoras de la naturaleza podremos visualizar cómo nuestros modos de producción y de consumo son contrarios al cuidado de la naturaleza, y ponen en peligro la sostenibilidad de la vida en todo el planeta.
 
La exposición está disponible online en la web de la campaña; y de manera física,  compuesta por 14 imágenes enlazadas a vídeos testimoniales, así como a otros materiales complementarios. Todos los contenidos están disponibles en castellano, euskera, catalán y gallego.  Asimismo, encontrarás diferentes maneras de sumarte a nuestra campaña, a través de las redes sociales, con nuestras propuestas educativas y con tu apoyo económico.
 
Tu participación es fundamental en la lucha contra el cambio climático, la defensa de la Amazonía y el cuidado de los pueblos indígenas. La defensa de nuestro planeta, nuestra casa común, es cosa de todas las personas. Todas y todos somos Amazonía. Si quieres ser parte de la solución, estás a un solo click: somos-amazonia.org  

Enlaces relacionados

Somos Amazonía, defendamos nuestra casa común | entreculturas

Error

El sitio web encontró un error inesperado. Vuelva a intentarlo más tarde.