La educación en el centro

El comienzo de 2016 ha estado marcado por la puesta en marcha de la nueva Agenda 2030, decidida a implementar los Objetivos de Desarrollo Sostenible, en los que la educación tiene un peso y protagonismo evidente. A nivel nacional, las elecciones generales del próximo 26 de junio nos dan una nueva oportunidad para influir en la agenda de los diferentes partidos y exigir que se garantice una educación de calidad en España y en el mundo a través de la política de cooperación al desarrollo. 

Ciudadanos del todo el mundo destacaron la educación como la herramienta principal para mejorar su vida y la de su familia, tal y como recogió la encuesta “Mi mundo” realizada por las Naciones Unidas para elaborar los Objetivos de Desarrollo Sostenible. La educación es la principal herramienta para lograr que las personas puedan salir de la pobreza y para impedir que ésta se transmita de generación en generación. Es un derecho en sí mismo y un bien público que permite a las personas seguir creciendo y desarrollándose, lo que fomenta sociedades sólidas. Gobiernos y personas individuales coinciden en la importancia de reivindicar el lugar prioritario de la educación en la agenda global de desarrollo. Es hora de llevarlo a cabo.

“Seamos la generación que acabe con las aulas desiertas, las infancias perdidas y el potencial desaprovechado. Construyamos un futuro mejor aquí y ahora”. 
                                   Malala Yousafzai, activista pakistaní y Premio Nobel de la Paz 2014

Tal y como se señala en el informe “La educación en el centro”, en un mundo globalizado, como el actual, resulta crucial que toda la ciudadanía esté bien formada y sea responsable, capaz de dar una respuesta cooperativa frente a los problemas compartidos. Al ser la educación un bien público de naturaleza global, es lógico que la comunidad internacional se sienta responsable de poner los medios para que los países con limitaciones severas de recursos puedan proveer a las sociedades de este derecho indispensable para el desarrollo humano.

Sin embargo, la falta de apoyo a la educación en las políticas de ayuda oficial al desarrollo de muchos países como España, está poniendo en peligro el cumplimiento de la agenda global. Es necesario colocar la educación en el centro de la cooperación. Los partidos políticos y los candidatos deben comprometerse a que España actúe a nivel global para que la educación sea efectivamente una prioridad, como ya ha demandado la ciudadanía a nivel internacional. En concreto, es necesario asegurar que, al menos el 8% de la ayuda oficial al desarrollo se destine a educación básica. De esa forma, se contribuirá a que la educación potencie el desarrollo y consolide los derechos. 

En la actualidad, los datos no dejan lugar a dudas: 124 millones de niños siguen sin poder acceder a la educación, de ellos, más de la mitad, son niñas. Es necesario actuar. Necesitamos responsables políticos conscientes y comprometidos con los desafíos a los que nos enfrentamos y una ciudadanía que sea capaz de presionar e implicarse en estos cambios. Los Estados tienen la responsabilidad fundamental de establecer políticas nacionales e internacionales comprometidas con los valores de la solidaridad, la cooperación, la dignidad y los derechos humanos que pongan a la educación como eje central, pero somos nosotros los que debemos demandar que efectivamente sea así. Si la educación no está garantizada, la agenda global estará seriamente en riesgo. En Entreculturas reivindicamos 6 claves para una agenda política responsable con la educación en España y en el mundo