Emprendimiento productivo artesanal en Bolivia para el desarrollo económico de las comunidades Yaguarú

  • Bolivia

Con motivo al Día Mundial del Comercio Justo viajamos a Bolivia para conocer de primera mano el proyecto “Educación técnica productiva con enfoque territorial para la empleabilidad, el emprendimiento y la inserción laboral”. Una iniciativa destinada a las familias de Urubichá (Santa Cruz) con el fin de formar, acompañar y capacitar a las cerca de 60 personas participantes a desarrollar y emprender su propio negocio.

A través de la Fundación Instituto Radiofónico Fe y Alegría (IRFA), nuestra organización socia, hemos podido llegar a las comunidades del oriente boliviano con propuestas educativas para jóvenes y adultos en contexto de exclusión social. Gran parte de los hogares bolivianos de esa zona se sustentan gracias a los ingresos económicos derivados de sistemas de producción agrícola, ganadera, forestal o artesanal. Por su riqueza de recursos, y por ser un país con gran variedad de culturas, tradiciones y comunidades indígenas que viven en pequeños poblados, brindarles una experiencia de emprendimiento económico artesanal es fundamental para su desarrollo económico. 

Desde Entreculturas, junto a la Agencia Española de Cooperación (AECID), hemos apoyado el curso de especialidad técnica en “Emprendimientos Productivos en Panadería Artesanal”. Un total de 59 participantes, de las cuales 53 son mujeres, han podido desarrollar sus capacidades para la gestión de negocios y elaboración de productos artesanales. Esta formación les permite comprender el funcionamiento del sistema productivo, la gestión de la contabilidad y administración básica, la planificación de recursos y la identificación de potenciales locales.

María Manuela e Hilario Uraeza, alumnos del curso y oriundos de la comunidad de Yaguarú, ya llevan adelante su propio negocio de panadería. “Gracias a la capacitación de panadería artesanal que hemos recibido hemos avanzado en temas de administración y emprendimiento. Nos ha ayudado bastante y vamos a seguir mejorando para hacer crecer nuestro negocio”, nos cuenta Hilario. “Hemos mejorado los productos y tenemos más ventas porque sabemos cómo gestionar nuestro negocio”, añade María. 

Gracias a la formación y capacitación en el sector del emprendimiento, el alumnado entiende que estos emprendimientos productivos son un negocio en sí mismos en los que se toman decisiones fundamentales como los costos de producción, los egresos e ingresos y otros elementos claves para el crecimiento empresarial destinado a la producción artesanal.