Kenia: JRS acompaña y atiende a los refugiados de Sudán del Sur

Según la Cruz Roja de Kenia, en Kakuma se han registrado un total de 13.064 refugiados y refugiadas, y llegan aproximadamente 100 nuevos cada día, principalmente de Sudán del Sur. Esto ocurre a pesar de que se firmara un acuerdo de alto el fuego en Addis Abeba, Etiopía, el 23 de enero de 2014. Los números se han mantenido estables durante un tiempo y los diferentes servicios han reanudado algunas de las actividades que habían aparcado temporalmente. Según ACNUR, en Sudán del Sur más de 646.500 personas han sido desplazadas internamente, incluidas las 76.500 que han recibido refugio en las bases de la Misión de las Naciones Unidas en Sudán del Sur y otras 108.000 que han huido a Uganda, Etiopía, Kenia y Sudán debido al conflicto armado que comenzó el 15 de diciembre de 2013.

 

 

El proyecto de JRS en Kakuma busca ayudar a los recién llegados a adaptarse a su nueva situación. Se están llevando a cabo sesiones de ayuda psicológica en los centros de acogida y también en las nuevas zonas de asentamiento. Se ha podido examinar que la mayoría de los tratados han sufrido dolor y angustia emocional y psicológica debido a la pérdida y el sufrimiento de sus seres queridos, la separación de sus familias durante la huida, la fatiga o el haber sido testigos de lo ocurrido en su país. 

 

Casos de violencia de género

En medio de este contexto, el JRS ha identificado numerosos casos de conflictos familiares, violencia y secuestros de niñas y niños. Las agencias cuentan con equipos de coordinación interinstitucionales que examinan y determinan los casos que requieren atención y acción. La instalación "Safe Haven" ha recibido algunos de estos casos y se espera que alguno más sea remitido a otras agencias en lo que queda de año.

Entre los mayores retos se encuentran la demora en encontrar soluciones duraderas para casos de violencia de género, la falta de espacio para poder dar de comer al cada vez mayor número de refugiados, la disminución de la cantidad de recursos asignados para comida y artículos no alimentarios y el que permanezcan más tiempo del estipulado en las instalaciones.

El proyecto de JRS en Kakuma planea expandir las instalaciones ya existentes y añadir cinco nuevas unidades que aligerarían la carga de alojamiento para mujeres y niños.

  

 

"El 27 de enero de 2014 tuvimos la oportunidad de atender en el centro de acogida al grupo de recién llegados de la frontera con Nadapal. Primero, les dieron una serie de  artículos no alimentarios que incluían mantas, esterillas, cucharas, platos y compresas higiénicas para niñas y mujeres. Después, les enseñaron dónde podían encontrar comida y refugio. Como parecían estar familiarizados los unos con los otros, y algunos de ellos volvían por segunda vez, este proceso fue bastante rápido", comentan desde el JRS.

 

 

Atender a los niños

A principios de año, un equipo de evaluación rápida dirigido por UNICEF, llevaron a cabo un estudio sobre la situación del campamento debido al influjo de refugiados de Sudán del Sur. Este estudio muestra que más de 6.000 niños han conseguido llegar al campamento, de los cuales 90 son menores no acompañados.

Según ACNUR, antes de la crisis actual el campamento de Kakuma acogía a 2.700 menores sin acompañar y a 9.000 niños separados de sus familias. Se han identificado los casos de niños discapacitados en el centro de acogida y este proyecto mantiene un estrecho contacto con agencias de referencia para ver cómo sería la mejor forma de apoyarles. Hasta 2013 el JRS ofrecía el apoyo nutricional necesario a los 49 niños con parálisis cerebral del campamento. Estos niños siguen siendo especialmente vulnerables y, a no ser que reciban el apoyo necesario, lo van a tener difícil para hacer frente a las duras condiciones del campamento.

 

 

 

 

JRS empezó a operar en el campamento de refugiados de Kakuma en 1994, para ayudar a los miles de refugiados que huyeron de Sudán por la guerra civil. Situado en el noroeste de Kenia, cerca de la frontera con Sudán, se puso en pie en 1992 y, a 13 de enero de 2014, acogía 120.115 refugiados. JRS proporciona a los refugiados la oportunidad de desarrollar nuevas habilidades para la vida fuera del campamento mediante asesoramiento psicológico, programas de vocación profesional y apoyo para la educación primaria, secundaria y superior.