Haití afronta las lluvias y la temporada de huracanes seis meses después del terremoto

Entreculturas y sus socios locales en el terreno, Fe y Alegría Haití y el Servicio Jesuita a Refugiados (JRS), siguen acompañando a los damnificados. Según el JRS América Latina y Caribe, la vida de la población haitiana se ha deteriorado. A pesar del anuncio del plan de relocalización para los desplazados de los campamentos, no hay una estrategia de futuro clara. “Es más, los residentes reciben continuas amenazas de los propietarios de las tierras, que llegan a cortarles servicios básicos con el agua. La población, abandonada a su suerte, espera su posible reubicación, el acceso a los servicios básicos y la reconstrucción de las infraestructuras vitales”, anuncia el JRS.

Entre los temas que preocupan en los campamentos destacan los abusos sexuales y la prostitución juvenil. Los residentes denuncian la situación en que viven las mujeres en la isla, sometidas en muchas ocasiones a abusos sexuales y forzadas a ejercer la prostitución para sacar adelante a sus familias.

 

 

Desde enero, el JRS Haití ha suministrado ayuda de emergencia y servicios psicosociales y pastorales en siete campamentos cerca de la capital, Port-au-Prince, atendiendo a 21.000 desplazados. El JRS es gestor oficial de tres campamentos en los que ha adoptado un enfoque de gestión participativa para que todas las voces puedan ser escuchadas y que los más vulnerables reciban la atención que necesitan. El personal también imparte formación en gestión y apoyo al comité de coordinación en el campamento de Automeca.

Fe y Alegría Haití también continúa su trabajo. Labores como el acompañamiento de los líderes de los diferentes comités así como el fortalecimiento interno de los campos, son las más importantes, para permitir que sean la propia gente local quienes tengan la oportunidad de encargarse de la reconstrucción del país. En este sentido, cabe destacar que existe una preocupación creciente dentro de los campamentos por la falta de comida y el deterioro de las tiendas de campaña frente la llegada de la temporada de lluvias y de los huracanes.

En este vídeo realizado por Groupe Medialternatif, un grupo de periodistas haitianos, puedes ver cual es la situación en Haití. Si quieres leer la traducción de los testimonios, pincha aquí.

Haití ha acumulado durante muchos años una deuda de un total 890 millones de dólares a la comunidad internacional, principalmente al Fondo Monetario Internacional y el Banco Interamericano de Desarrollo. Esta semana se ha hecho público que tanto el Fondo Monetario Internacional (FMI) como el Estado español han condonado su deuda a Haití. El FMI ha condonado 268 millones de dólares (más de 200 millones de euros), y ha afirmado que esta medida obedece a una estrategia integral para ayudar al país a superar los efectos del seísmo del pasado mes de enero. El Estado español, por su parte, ha condonado al país caribeño su deuda de 27,6 millones de euros