Entrevista con Mario Serrano, Director del SJRM Dominicana

En estos momentos estoy en Haiti coordinando esfuerzos junto a Kawas y Miller, compañeros jesuitas haitianos. De inmediato informo muy brevemente lo que hemos estado haciendo:

  • En Republica Dominicana nos hemos articulado con las organizaciones religiosas y de la sociedad civil para dar el apoyo de forma coordinada y oportuna. Nos hemos dividido en diversas comisiones (salud, voluntariado, comunicación, relación con Haití, reconstrucción, contacto con donantes y acopio de donaciones) y nos hemos localizado físicamente en 5 puntos geográficos (Santo Domingo, Santiago, Da jabón, Elías Pina, Jimaní, Pedernales y Puerto Príncipe). Desde estos puntos geográficos organizamos la ayuda, coordinamos el proceso, atendemos a las víctimas y levantamos información relevante.
  • Yo me he establecido en Puerto Príncipe, junto a otros compañeros del Centro Bonó y del Centro Poveda que hemos venido en representación de la red de organizaciones de la sociedad civil de República Dominicana. Allí coordino con los compañeros jesuitas las acciones a desarrollar. Es mi segundo viaje y ya tengo dos días. Estoy ayudándoles a organizar el proceso y a canalizar la ayuda que viene de Republica Dominicana. Todavía estamos en fase de responder a la emergencia, que consiste en tener presencia solidaria, alimentación, medicina, higiene y un lugar para descansar. Estamos acompañando directamente 8 puntos donde hay campos de víctimas. Y, a la vez, compartimos la ayuda que nos llega con otros grupos que se acercan para pedir nuestra colaboración. Poco a poco vamos logrando un nivel más grande de organización que hará que esta ayuda sea más oportuna y efectiva. Les comparto que las necesidades de emergencia son muchas. Además de las ya mencionadas, se necesitan baños, tiendas de campaña y vehículos para transportar la ayuda. A largo plazo hay que pensar en focalizar la ayuda en alguna prioridad sobre la cual concentrar nuestros esfuerzos. Yo entiendo que ésta debe ser la educación. Tenemos que ayudar a que todos los niños y niñas de Haití tengan buenas escuelas con buenos profesores.
         

Tengo muchas anécdotas para compartir. De ellas escojo la siguiente: salimos de Santo Domingo hacia Haití y, de camino, decidimos pedir a los camiones de donaciones -que ese día se dirigían a Barahona para ser depositados en una nave industrias-, que nos acompañaran. Llegamos a Jimaní, pueblo fronterizo con Haití, dejamos organizado un equipo con personal de Bonó y el Centro Poveda y cruzamos la frontera con dos grandes camiones de ayuda. Nos aseguramos de ser acompañados de seguridad militar. Llegamos al noviciado jesuita ya casi de noche y no descargamos los camiones por miedo a la reacción de la población. Ya no teníamos seguridad militar... Pero diligenciamos para tener dos policías para la vigilancia de esa noche.

Al día siguiente, temprano en la mañana descargamos y luego nos reunimos para organizarnos. Mientras nos reuníamos un gran número de personas empezó a golpear la puerta pidiendo que se distribuyera la comida. Detuvimos la reunión y pensamos en lo peor. Hubo que llamar al policía. Llegó la policía y la gente no se dispersó. El comandante nos pidió que les diéramos una botella de agua y les despidiéramos con la promesa de que también a ellos les daríamos de la ayuda recibida. La gente aceptó y les prometí que iría a hablar con ellos mas tarde.

Esa tarde me acerqué a ellos. Nuestro noviciado está en la entrada de su barrio, que es muy pobre y en el que residen muchas víctimas del sismo. Esa tarde tuvimos una excelente asamblea de moradores. Entendieron que necesitábamos tiempo para organizar la distribución, nosotros entendimos que ellos también debían ser beneficiarios de nuestra ayuda. Les compartí nuestro miedo y sentimiento de inseguridad, ellos nos afirmaron que en la zona ellos pondrían la seguridad, se organizaron para recibir la ayuda y se comprometieron a ayudarnos a descargar los camiones de ayuda. No sabe la alegría que me dio todo este proceso. Una alegría ligada a una nueva compresión de la situación, a una referencia muy concretas de personas, a una nueva forma de gerencia de la ayuda. Hay que integrar a la gente lo más que se pueda en el proceso mismo... Cuando se agolpó la gente a nuestra puerta recuerdo la voz y el rostro de Soucet, una mujer muy valiente que exigía comida, con enojo y valor. Recuerdo mi temor frente a tanta gente. Ahora veo caras amigas, gente con las cuales compartir y trabajar juntos por una misma causa... Ahora tenemos una seguridad y protección más fuerte que la que nos pueden brindar las fuerzas militares, tenemos el acompañamiento de quienes pretendíamos acompañar y ayudar...

 

Declaraciones de Mario Serrano SJ tras su primera visita a Puerto Príncipe, el 13 de enero

"Al llegar a Puerto Príncipe, sobre todo al casco central, uno se encuentra con todas las instituciones gubernamentales colapsadas, totalmente destruidas, y con una gran población buscando un patio donde cobijarse, porque las casas que no están totalmente destruidas se encuentran agrietadas y en peligro".

[...] "Hay una gran falta de alimentos, de agua y un hacinamiento tremendo en los lugares donde la gente se está concentrando; los grandes lugares, como el Champs-Mars están llenos de gente en el suelo con sábanas solamente", comenta Mario a través de una conversación telefónica con Entreculturas.

Puedes oír aquí todas las declaraciones de Mario Serrano SJ

Entreculturas mantiene abiertas estas cuentas bancarias:


         Santander
0049 0496 83 2010200200


         BBVA 0182 4000 62 0208002127
 
         Banco Popular 0075 0927 29 0600155000

         Banesto 0030 1306 76 0002591271

         Barclays Bank 0065 0100 18 0001541615

         La Caixa 2100 4770 11 0200104459

         Caja Madrid 2038 0603 28 6006374747


         Ibercaja 2085 9981 34 0330155450

 


Noticias anteriores: