El avance de los rebeldes paraliza la República Centroafricana

Los civiles que no abandonan el país hacen acopio de víveres ante un eventual enfrentamiento entre el Ejército, apoyado por tropas africanas, y los rebeldes del Séléka. / Fuente: Euronews

Se abre así un nuevo episodio en la larga historia de conflictos del país desde su independencia de Francia en 1960. Porque, además, la República Centroafricana es un escenario habitual de los enfrentamientos entre milicias de países vecinos como Chad, Sudán o la República Democrática del Congo.

El motivo por el que la guerrilla ha vuelto a levantarse en armas es el incumplimiento por parte del actual presidente, François Bozizé, de los acuerdos de paz de 2007 que contemplaban una compensación económica para los antiguos combatientes y la liberación de presos políticos.

 

Mapa de República Centroafricana y sus países vecinos. / Fuente: Euronews

 

El presidente Bozizé ha pedido ayuda a la comunidad internacional (EEUU y Francia) y, en concreto, ha solicitado tropas al vecino Chad para poder hacer frente a la guerrilla. Por su parte, miles de seguidores salieron esta semana a las calles de la capital para manifestar su apoyo al presidente y acusar a Francia, la antigua potencia colonial, de abandonar el país a su suerte. "Estamos aquí porque Francia nos ha colonizado, pero luego nos deja abandonados. No ha respetado la convención de defensa con República Centroafricana. Por eso denunciamos esta actitud", dijo un manifestante a AFP. El presidente francés, François Hollande, ha expresado que su prioridad es mantener a salvo a sus expatriados pero sin intervenir en los asuntos internos de la República Centroafricana.

Según Reuters, el avance rebelde ha puesto de manifiesto la inestabilidad de un país donde el nivel de vida no ha mejorado desde su independencia, a pesar de tener ricos depósitos de uranio, oro y diamantes. El ingreso medio por habitante no llega a los dos dólares diarios.

Entreculturas y el JRS en República Centroafricana

El Servicio Jesuita a Refugiados (JRS), principal socio local de Entreculturas en África, trabaja en la República Centroafricana desde el año 2008, principalmente en las regiones de Ouham, Haute-Kotto, dos de las más afectadas por la sucesión de conflictos entre las fuerzas gubernamentales y los distintos grupos rebeldes del país. Un alto porcentaje de los centenares de miles de desplazados internos que existen en República Centroafricana se encuentran en estas zonas, huyendo de la violencia y tratando de sobrevivir.

En ese contexto de precariedad, el JRS trata de acompañar a la población más vulnerable, velando por atender sus necesidades más básicas y procurándoles -sobre todo a los niños, niñas y jóvenes- un acceso a la educación como método de protección, de estabilidad emocional y de oportunidad de futuro.

Una de las escuelas del JRS en Markounda, RCA

Las décadas de conflicto han acabado prácticamente con el entramado educativo de la República Centroafricana. Además, el miedo ante la violencia y los enfrentamientos ha llevado a la mayoría de los estudiantes y docentes a abandonar la escuela y esconderse, cortando de raíz su proceso formativo. La tasa de alfabetización en el país es del 51% para los hombres y del 32% en el caso de las mujeres.
Entreculturas y el JRS, gracias al apoyo de entidades privadas como INDITEX, han desarrollado a lo largo de estos años diferentes proyectos de reconstrucción de infraestructuras educativas y rehabilitación de escuelas primarias, además de centrarse en mejorar la calidad de la educación a través de la formación especializada de docentes. Asimismo, el acceso igualitario de niños y niñas a la escuela mediante becas ha sido otro de los objetivos de nuestro trabajo, junto a la implicación de los padres y las madres en los asuntos relativos al colegio.

Ahora, ante la reavivación del conflicto por las amenazas del Séléka, la mayoría de estas acciones están suspendidas. Casi todo el personal extranjero del JRS ha sido evacuado (a excepción de Tony Calleja y Jaime Moreno, que han decidido permanecer en la zona por el momento).

Esperamos que esta situación tensa y de inestabilidad comience a resolverse de la mejor manera cuanto antes a fin de poder retomar el trabajo con la población civil de República Centroafricana, como siempre, la más afectada e indefensa.