Educar a las niñas: la mejor manera de combatir la pobreza

El 11 de octubre se celebra en todo el mundo el Día Internacional de la Niña, un gesto con el que se quiere reconocer los derechos de este colectivo y poner de relieve los problemas a los que se sigue enfrentando.

Uno de ellos es, por ejemplo, la falta de acceso a la educación. Según la UNESCO se estima que 31 millones de niñas en edad de cursar educación primaria y 34 millones de niñas en edad de cursar educación secundaria no van a la escuela. 

 
 


Además, aún no hemos sido capaces de suprimir las disparidades entre sexos en lo que respecta al acceso a la educación. El número de niñas que no van al colegio es superior al de niños y eso se debe a cuestiones como las prácticas sociales discriminatorias, la lejanía de los centros escolares para las personas que viven en zonas rurales, los matrimonios forzosos o la ubicación de las escuelas en contextos de violencia o conflicto armado.

La mayoría de las niñas que no van al colegio viven en África Subsahariana. En dicha región, 28 millones de niñas entre los 6 y los 15 años no van a la escuela.

“Quiero ser maestra. Quiero enseñar a muchos niños y niñas”

A pesar del largo camino que tiene hasta su escuela y de tener que preparar antes la comida de su familia, Marcela siempre tiene ganas de aprender. Ella sabe que es la oportunidad de cambiar su futuro y mejorar su situación y la de su familia. (Pincha sobre la imagen para ver el vídeo con la historia de Marcela).


El hecho de que las niñas y las jóvenes no puedan recibir educación reduce sus posibilidades de tener un futuro digno y su potencial para contribuir a la sociedad. Si pudieran estudiar, aprenderían cuáles son sus derechos, tendrían la oportunidad de trabajar y recibir un salario, mejoraría su salud, podrían decidir sobre el matrimonio y sobre cómo o cuándo ser madres. 

En los nuevos Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), recientemente aprobados en Nueva York, el 4º y el 5º atañen directamente al derecho a la educación y a la igualdad de oportunidades para las niñas. 

En Entreculturas llevamos años trabajando desde ambos enfoques. En concreto, muchos de nuestros proyectos de cooperación se engloban en el llamado “Fondo LUZ de las NIÑAS”, una iniciativa con la que buscamos mejorar las condiciones de vida de las niñas y adolescentes, y erradicar el sufrimiento que implica para ellas las situaciones de discriminación o aquellas prácticas que atentan contra su integridad física o psíquica. 

En Entreculturas estamos dispuestos a seguir trabajando con el máximo compromiso para alcanzar ese horizonte de justicia y equidad. Y nos gustaría contar contigo.  

Enlaces relacionados