Desde REDES reclamamos medidas decididas y creativas como la cancelación de la deuda externa para no dejar a nadie atrás en África ante la pandemia del COVID-19

En las proximidades del Día de África, desde la Red de Entidades para el Desarrollo Solidario-REDES invitamos a la reflexión colectiva y la acción internacional para visibilizar la situación de los países africanos en los que la pandemia está agravando un contexto de fragilidad sanitaria, económica y social. 

Las 55 entidades que formamos REDES, junto a las que se adhieren al presente comunicado, nos manifestamos desde una continuada presencia en África subsahariana. Si bien los distintos países de África tomaron medidas de prevención y de intervención temprana, la situación sanitaria y social es tremendamente incierta:

  • Las cifras de contagios y muertes aumentan. La situación sanitaria revela escasez de material básico, fragilidad de los sistemas de salud y dificultad para cumplir las medidas de higiene por el difícil acceso al agua potable. Esta pandemia se superpone al resto de enfermedades que la población sigue enfrentando, como malaria, VIH, tuberculosis o Ébola. 
  • La situación social habla de un número creciente de personas cayendo en la indigencia, ante el parón económico generado por las necesarias medidas de aislamiento a nivel local e internacional, que está produciendo desempleo y el encarecimiento de los bienes de primera necesidad. Con sistemas de protección social también muy frágiles, peligran los avances en reducción de pobreza logrados en los últimos 15 años en los que la región ha experimentado un alto crecimiento. Está en riesgo la seguridad alimentaria.
  • La pandemia sanitaria se ha venido a sumar a otras pandemias: la pobreza y el hambre causadas por la sequía; las guerras y los conflictos armados, que han dejado millones de desplazados y refugiados; la degradación medioambiental y el expolio de los recursos naturales.

Oportunidad para apostar decididamente por medidas creativas

Tenemos la oportunidad para repensar un sistema que genera desigualdad, pobreza extrema, degradación ambiental y pone en riesgo la sostenibilidad presente y futura. Como nos ha invitado el papa Francisco, apostamos por soluciones decididas y estructurales:

  • La implicación de la comunidad internacional para el cese de los conflictos armados en suelo africano.
  • La implementación de un salario universal. 
  • La condonación de la deuda externa de los países africanos altamente endeudados. De este modo, los estados africanos podrían reforzar los sistemas de salud y evitar el colapso económico. Es una medida justa, necesaria y posible.
     

Debemos actuar, y debemos hacerlo ahora: #AhoraAfricaSinDeuda

Enlaces relacionados