Explorando la Realidad de las Personas Refugiadas

Explorando la Realidad de las Personas Refugiadas

En un mundo marcado por conflictos, desastres naturales y desigualdades extremas, más de 120 millones de personas se han visto obligadas a dejar sus hogares. Ya sea por la violencia desatada por conflictos armados, la devastación causada por desastres naturales o las condiciones insoportables de pobreza extrema y violaciones de los derechos humanos, estas personas se ven forzadas a emprender un difícil viaje en busca de seguridad y esperanza.

Entre estas personas se encuentran aquellas que son consideradas como refugiadas.

¿Qué es una persona refugiada?

Las personas refugiadas son individuos que abandonan su país de origen debido al temor a la persecución, conflictos armados, violencia generalizada u otras circunstancias que perturban gravemente el orden público, según lo establece la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados de 1951.

Esta Convención define a las personas refugiadas como aquellas que, debido a un temor fundado de persecución por motivos de raza, religión, nacionalidad, pertenencia a un grupo social particular u opiniones políticas, se encuentran fuera del país de su nacionalidad y son incapaces o, debido a tal temor, no están dispuestos a regresar a él.

La Convención establece el principio fundamental de que las personas refugiadas tienen derecho a recibir protección internacional cuando sus propios gobiernos no pueden o no quieren proporcionarles seguridad y protección adecuadas.

Este marco legal internacional garantiza que aquellos que huyen de situaciones de persecución y violencia puedan buscar refugio en otros países y recibir el apoyo necesario para reconstruir sus vidas en un entorno seguro y digno.

¿Por qué la gente se marcha de su país?

Hay diversas razones que impulsan a millones de personas a abandonar sus países de origen. Escapar de la violencia, los conflictos armados, la escasez de alimentos, la extrema pobreza, la discriminación, así como de los efectos del cambio climático u otros desastres naturales, son algunas de ellas. Con frecuencia, estas dificultades se combinan entre sí.

No todas las personas que abandonan sus países lo hacen debido a estas situaciones de peligro inmediato. Hay personas que se ven impulsadas a migrar buscando mejores oportunidades de empleo y mejores condiciones de vida. Otras, buscando reunirse con sus familias o personas cercanas o para iniciar o completar sus estudios en un nuevo entorno.

En resumen, existen innumerables motivos por los cuales las personas emprenden un viaje en busca de construir una nueva vida en otro país.

¿Qué es una persona solicitante de asilo?

Una persona solicitante de asilo es aquella que ha abandonado su país de origen en busca de protección frente a la persecución y las violaciones graves de derechos humanos, pero que aún no ha sido reconocida legalmente como refugiada. Está a la espera de que se tome una decisión sobre su solicitud de asilo.

El derecho a solicitar asilo es un derecho humano fundamental que garantiza que cualquier persona pueda ingresar a otro país para solicitar protección.

Situación de las persoans refugiadas en España

Las personas solicitantes de asilo enfrentan numerosos obstáculos para acceder al procedimiento de asilo. Uno de ellos es la escasez de citas, lo que obliga a muchas personas a esperar entre seis y ocho meses en situación irregular para presentar sus solicitudes y a recurrir al mercado informal, lo que infringe la Directiva Europea de Procedimientos.

Durante el transcurso del año 2023, un total de 163,220 personas presentaron solicitudes de asilo en España, lo que supone un 37% más que en 2022, según un informe de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR)‘. El aumento en las solicitudes de asilo representa un incremento del 82% en comparación con el año anterior.

Sin embargo, las solicitudes de personas provenientes de Colombia o Nicaragua fueron en su mayoría rechazadas, a pesar de las amenazas y violaciones de derechos que enfrentan en ambos países. Aunque, en total, se emitieron un total de 86,997 resoluciones, marcando también un récord, solo 14,235 resultaron favorables con estatuto de refugiado o protección subsidiaria (ambas formas de protección internacional).

Es preocupante el significativo aumento de solicitudes pendientes de resolución, alcanzando un total de 122,035 personas a la espera de una decisión que determinará su futuro, un 17% más que el año anterior, siendo la mayoría de origen venezolano y colombiano.

Personas refugidas  por guerra en Sudán

¿Cuál es la postura de Entreculturas sobre las personas migrantes, refugiadas y solicitantes de asilo?

En Entreculturas, en colaboración con nuestras organizaciones aliadas, como el Servicio Jesuita a Refugiados (JRS) y el Servicio Jesuita a Migrantes (SJM), brindamos acompañamiento y asistencia a las personas migrantes y refugiadas en todas las etapas de su viaje: desde su lugar de origen, durante el tránsito, en el lugar de destino y durante el retorno. Nos enfocamos especialmente en garantizar y proteger su derecho a la educación, al igual que acompañarlas con ayuda de primera necesidad.

Los escenarios de desplazamiento y refugio, como los que enfrenta Ucrania en la actualidad, así como las crisis prolongadas en países como la República Democrática del Congo, Sudán del Sur o Siria, exponen a los niños y niñas a riesgos como el abuso, el reclutamiento por grupos armados y la violencia sexual.

En estas circunstancias, el acceso a la educación adquiere una importancia crucial. A través de la escuela, podemos fortalecer la resiliencia de los niños y adolescentes, sanar sus heridas y proporcionarles la oportunidad de crecer en entornos seguros.

Ayuda humanitaria

Nuestro compromiso en situaciones de emergencia, como las que se viven en Sudán o Ucrania, así como en contextos como el corredor migratorio en México, se centra en satisfacer sus necesidades esenciales, como alimentación, agua, atención médica, protección y refugio.

Después de la fase inicial de respuesta de emergencia, desarrollamos estrategias a medio o largo plazo para apoyar la recuperación y la reconstrucción de las vidas de las personas afectadas, brindándoles la oportunidad de recuperar sus vidas y prosperar en los países donde se encuentran refugiadas.

Personas refugidas Sudán 6

Acompañamiento y apoyo psicosocial

En entornos de refugio y desplazamiento, donde las personas, especialmente los niños y niñas, han experimentado los impactos más severos de la violencia y el conflicto armado, la asistencia legal, psicológica y psicosocial juega un papel fundamental. Por ello, en países como Líbano, Colombia y R. D. del Congo, junto a JRS, así como en España en colaboración con SJM, implementamos programas destinados a fortalecer la resiliencia, mejorar el bienestar físico, mental y social de la población desplazada, y contribuir a la restauración de la esperanza, la recuperación de la dignidad humana y la promoción de la convivencia.

Personas refugidas Sudán

Formación para el trabajo y emprendimiento

En países que reciben a personas refugiadas, como Etiopía, Kenia o Sudáfrica, nos esforzamos por asegurar su integración socioeconómica mediante la provisión de capacitación técnico-profesional que se ajuste a las necesidades del mercado laboral. Nuestra meta es que puedan recuperar sus medios de vida y tengan la oportunidad de obtener empleo o iniciar sus propios emprendimientos.

En conclusión, la realidad de las personas refugiadas es un desafío global que requiere una acción coordinada y urgente. Con millones de personas refugiadas y desplazadas forzosas en todo el mundo, la comunidad internacional debe comprometerse a garantizar su protección y seguridad. Es fundamental abordar las causas subyacentes de los desplazamientos forzados, como los conflictos armados, la persecución y la violencia generalizada.

Además, se debe mejorar el acceso a procedimientos de asilo justos y efectivos, así como fortalecer la solidaridad y la cooperación entre los países para brindar un refugio seguro y digno a quienes lo necesitan. Es imperativo que los derechos humanos de las personas refugiadas y desplazadas forzosas sean respetados y protegidos en todo momento, independientemente de su origen o situación legal.

En última instancia, la respuesta a esta realidad debe ser inclusiva, basada en principios de humanidad y justicia, y centrada en el bienestar y la dignidad de las personas.

Noticias relacionadas:

Suscríbete a la newsletter

Si quieres recibir nuestra newsletter mensual y los correos puntuales en los que te ofrecemos información, no dejes de completar este formulario. Al instante, te daremos de alta en nuestra base de datos y podrás estar al tanto de todas las novedades.

Desde ENTRECULTURAS FE Y ALEGRÍA ESPAÑA trataremos los datos aportados en calidad de Responsable del tratamiento con la finalidad de… Seguir leyendo.

Ir al contenido