RETO DELEGACIÓN SANTIAGO DE COMPOSTELA: AMAZONÍA

La Amazonía es uno de los territorios del planeta con más diversidad cultural y ecológica. El territorio Panamazónico comprende parte de Brasil, Bolivia, Perú, Ecuador, Colombia, Venezuela, Guayana, Suriname y Guayana Francesa, en una extensión de 7,8 millones de kilómetros cuadrados, en el corazón de América del Sur. 

La Amazonía es un lugar decisivo para regular el clima a nivel mundial por la gran biodiversidad que tiene. Sin embargo, a pesar de la riqueza cultural y biológica de la región, existen serias amenazas hacia el territorio y sus pobladores, principalmente a consecuencia del modelo de desarrollo basado en la acumulación y el extractivismo que genera fuertes presiones sobre los recursos del bosque.

La llegada de la pandemia de la COVID-19 a la Amazonía ha dejado hasta junio de 2021, un saldo de 3.189.749 personas afectadas y 91.653 personas fallecidas. Un impacto fuerte debido a la precariedad de la respuesta de los Estados y a la lentitud en la llegada de las vacunas, afectando gravemente el acceso a la educación, con miles de niños y niñas que han quedado en estado de casi abandono escolar frente a sistemas educativos a distancia que no han funcionado.

Para escuchar y atender el clamor de la Amazonía, desde junto a la Compañía de Jesús y nuestras organizaciones socias en la Amazonía: Equipo Itinerante del CIMI (Conselho Indigenista Missionário, de los Obispos de Brasil), Federación Internacional de Fe y Alegría, Servicio Jesuita Panamazónico – SJPAM y Servicio Agropecuario para la Investigación y Promoción Económica – SAIPE, tenemos como objetivo contribuir al ejercicio de derechos de los pueblos indígenas, en concreto de 10.289 personas de Brasil y de la triple frontera Perú – Brasil – Colombia, en tres líneas de acción: 

  • Educación / Formación

Promoviendo una educación intercultural bilingüe para 243 niños y niñas indígenas amazónicos que asisten a 2 centros educativos de FyA y la formación integral de un grupo de 16 líderes y lideresas indígenas y 30 jóvenes indígenas.

  • Atención humanitaria

De la mano de Fe y Alegría Brasil, contribuiremos con la alimentación y salud a las familias migrantes indígenas venezolanas, que tienen a sus hijos e hijas escolarizados en el centro de Fe y Alegría en Boa Vista, y la atención de familias indígenas brasileñas que han migrado a la ciudad de Manaos y han sido fuertemente golpeadas por la pandemia y por la crisis económica.

  • Defensa de los derechos y territorio indígena del pueblo Sateré Mawé

Acompañamiento del Equipo itinerante, contribuyendo a la defensa de la Tierra Indígena Sateré Mawé frente al contagio de la Covid (control sanitario) y frente a las amenazas de madereros, buscadores de oro y traficantes, con el fortalecimiento del puesto de vigilancia de la Tierra Indígena y el apoyo a procesos de formación a dirigentes y líderes. 

Conoce más a fondo nuestro proyecto: Ficha de proyecto