RETO DELEGACIÓN CANTABRIA: HAITÍ

Haití padece desde hace años unas profundas desigualdades sociales, una pobreza crónica reforzada por una infraestructura política frágil y unas redes de cobertura social débiles e incluso inexistentes, lo que sitúa al país entre las naciones más pobres del planeta.

En un país donde casi el 60% de la población es analfabeta, la inestabilidad sociopolítica y el crecimiento de la inflación son factores que incrementan aún más la pobreza crónica que vive la población haitiana cada día. La pérdida del control de la situación por parte del Estado ha agravado profundamente el problema ya existente de grupos armados delincuenciales “gangs” que controlan amplias zonas del país, especialmente en la capital, Puerto Príncipe.

En este contexto, el Ministerio de Educación retrasó el inicio de clases del curso 22-23 hasta octubre, pero a finales de octubre no ha sido posible empezar todavía las clases y no hay previsión de cuando pueda hacerse.

Desde Entreculturas, junto a Fe y Alegría Haití, trabajamos para garantizar el derecho a la educación en este país a través de un proyecto donde la educación es un elemento clave en el desarrollo integral de las personas y sus comunidades, demostrando la relación directa entre educación, esperanza de vida e ingresos de la población.

A través del proyecto se defenderá educación de calidad de 4.427 alumnos y alumnas de educación infantil, primaria y secundaria, intentado sostener a las escuelas de Fe y Alegría, que están atravesando graves dificultades por la inseguridad del país y se prevé dificultades en el desarrollo del curso 22-23. 

También se busca apoyar en la seguridad de los centros educativos existentes de forma que puedan mantenerse operativos, aunque con actividad reducida, esperando a que una mejoría en la situación de violencia permita recuperar cierta normalidad.