Pasar al contenido principal

Una educación y una comunidad que nos incluye a todos

"Yo no fui ni un día a la escuela, porque mis papás me escondían cuando los maestros salen de casa a inscribir a los alumnos. Por eso ahora a mis hijas las mando a la escuela, ellas aprenden a leer y a escribir en dos idiomas y en castilla (español) para que no les pase lo que me sucedió a mí” Ana Victoria Luis de la Cruz, Guatemala.

Con motivo de las próximas elecciones generales del 26 de junio, queremos insistir en el papel de la educación como elemento de transformación social y reivindicar las 6 claves para una agenda política responsable con la educación en España y en el mundo.

Pero en Entreculturas no nos vale cualquier educación. Para que la educación propicie realmente la transformación de personas y comunidades, es preciso que sea de calidad, equitativa e inclusiva. Cuando hablamos de educación inclusiva, nos referimos a aquella que se adapta a las necesidades de los alumnos y alumnas, que valora las diferencias y las considera una riqueza y que se encuentra en una búsqueda constante de formas más adecuadas de responder a la diversidad.

© Elisa García Paleo // Entreculturas

La educación inclusiva supone un proceso abierto y dinámico, un horizonte para construir comunidades educativas adaptadas, flexibles y atentas a las necesidades de todos y cada uno de los educandos sin excepción que, a su vez, se constituyan en el germen de una nueva sociedad con igualdad de oportunidades para todas las personas.

En Entreculturas pensamos que la educación debe incluirnos a todos y a todas. Tal y como señalamos en el informe Inclusión y equidad, las comunidades educativas deben tener los siguientes rasgos para ser inclusivas: 

  • Vinculación del centro educativo con la comunidad, entendida como la participación de padres y madres de familia y otros agentes sociales, así como también la proyección del centro en la vida comunitaria. Es importante que padres y madres tengan un rol activo en la organización y la vida escolar del centro y que éste promueva la convivencia pacífica fuera de sus muros o acompañe a familias con dificultades de integración social.
  • Apertura al cambio, a la innovación pedagógica, a la adaptación a nuevas circunstancias, que puede llegar a la restructuración de las estructuras tradicionales basadas en la segregación de alumnos y alumnas, a otras centradas en la integración y la inclusión.
  • Un acuerdo mínimo pero sólido entre la comunidad educativa sobre la valoración positiva de la diferencia y, en consecuencia, un compromiso por ofrecer acceso al aprendizaje a todos y cada uno de los educandos. Este acuerdo implica impulsar un currículo común y, al mismo tiempo, flexible para atender las diferencias.
  • Entorno seguro y acogedor para el proceso de enseñanza aprendizaje, generando espacios comunes e infraestructuras adecuadas para la convivencia y la inclusión.
  • Sensibilidad hacia la comprensión y fomento de las expresiones multiculturales tanto del alumnado como del resto de actores de la comunidad escolar.
  • Atención especial al alumnado en riesgo de exclusión social o con necesidades especiales.
  • Colaboración efectiva entre los educadores y entre éstos y los demás agentes de la comunidad educativa.
  • Promoción de habilidades entre los educadores para trabajar con las diferencias.
  • Liderazgo fuerte, pero no autocrático, de equipos directivos que promuevan valores inclusivos.
  • Alta expectativa sobre todos y cada uno de los alumnos y alumnas, cuidando de brindar una atención personalizada y cálida que motive al aprendizaje.
  • Fomento de las capacidades personales peculiares de cada alumno o alumna, su espíritu crítico y su sentido democrático.
  • Promoción de una cultura evaluadora comprensiva de las múltiples inteligencias, atenta a propiciar el desarrollo de las capacidades específicas de cada persona.
  • Altos niveles de participación de los estudiantes.

La educación aporta oportunidades de futuro y todas las personas tienen derecho a ella. Construir comunidades educativas inclusivas debería constituir el propósito más relevante de la educación.

En Entreculturas reivindicamos 6 claves para una agenda política responsable con la educación en España y en el mundo. 

Una educación y una comunidad que nos incluye a todos | entreculturas

Error

El sitio web encontró un error inesperado. Vuelva a intentarlo más tarde.