Una campaña para cambiar la mirada sobre los migrantes haitianos en América Latina

 

Haití ha sido desconocido, mal conocido e incluso olvidado. El terremoto mortal que devastó el país el 12 de enero de 2010 despertó al mundo entero, recordándole que Haití existe. Durante los meses posteriores a la tragedia, Haití ocupó un puesto privilegiado en la agenda de los grandes medios de comunicación y en la palestra internacional. Varios Gobiernos expresaron su solidaridad con Haití e incluso con los migrantes haitianos a través de acciones concretas: facilitando la regularización migratoria de los haitianos en sus territorios o la reunificación con miembros de sus familias que quedaron en Haití.

Sin embargo, a medida que ha pasado el tiempo, el interés y la solidaridad hacia Haití y con sus ciudadanos que viven en otros países, han ido desapareciendo.

La campaña "También tenemos dignidad y derechos como tú" pretende cambiar la mirada sobre los migrantes haitianos en los países de América Latina. Por lo mismo, a través de la difusión de seis cuñas radiales, cuatro microprogramas y varios artículos sobre la temática, se pretende:

  • Dar a conocer los grandes hitos de la historia de Haití, de sus principales olas migratorias y analizar su situación actual luego del terremoto;
  • Invitar a a ver los nuevos flujos haitianos hacia la región como una migración forzada a causa del terremoto que agravó las condiciones socio-económicas de esta población.
  • Presentar la situación de gran desprotección y vulnerabilidad que enfrentan los migrantes forzados haitianos en varios países de la región, debido a la ausencia de un instrumento internacional de protección de los desplazados por causas medioambientales y a la existencia de redes de traficantes que promueven dicha migración;
  • Interpelar a los Gobiernos y a los organismos regionales (OEA, UNASUR) a abordar de manera regional la problemática de los flujos haitianos para llegar a soluciones duraderas.

La campaña pretende contar otro Haití: no el que está encerrado en el calificativo de "país pobre", sino un país que ha resistido a todas las catástrofes, naturales, históricas y políticas, un país de artistas, de personas que aman la vida, un país de esperanza.

 

 

 

La campaña quiere tocar mentes y corazones para que Gobiernos, grupos y organizaciones de la sociedad civil, personas de todas clases en la región sean más solidarios y hospitalarios con los migrantes haitianos que han llegado a las puertas de sus casas, sus fronteras y sus territorios. En nombre de la dignidad intrínseca y de los derechos humanos iguales e inalienables que tenemos todos los seres humanos en tanto miembros de la familia humana.

  >> Encuentra aquí más información, cuñas radiales y microprogramas