Un llamado a la reconstrucción de vínculos y a la transformación social a través de la educación. El pacto educativo global y la consecución de la meta 4.7. de los ODS

Que vivimos en un mundo complejo, convulso, lleno de retos y desafíos no es ajeno a nadie, que la COVID-19 ha profundizado desigualdades y ha amplificado crisis previas a la sanitaria, como la crisis ecológica, la crisis migratoria o la crisis socio-económica, tampoco.

La realidad actual vuelve a poner sobre la mesa que va a ser difícil seguir sosteniendo un modelo de desarrollo tal y como el que hasta ahora hemos seguido. Para esa transformación del modelo ya existe una agenda internacional, la Agenda 2030, que prioriza 17 objetivos de acción prioritaria para hacer esa transformación social necesaria. 

Sin embargo los ODS, a 10 años de la fecha marcada para su cumplimiento, están muy lejos de lograrse y hoy es el momento de ponerse, sí o sí, manos a la obra para que de verdad pueda haber un avance claro para la erradicación de la pobreza, la protección del planeta y el logro de la prosperidad para todas las personas que formamos parte de la familia humana.

Por eso, el Papa Francisco hace un llamado especial, a través del Pacto Educativo Global, a trabajar para que los desafíos de la humanidad sean preocupación y trabajo desde diferentes sectores y especial desde la educación, que no puede ser ajena, ni en contenidos tratados ni en habilidades fomentadas, a esta realidad global en la que vivimos. 

Además el El Papa Francisco se une la UNESCO, en la Misión 4.7. para en ese proceso de alianzas y trabajo conjunto apostar por el desarrollo de la meta 4.7. de los ODS

"garantizar que todos los alumnos adquieran los conocimientos teóricos y prácticos necesarios para promover el desarrollo
sostenible, 
entre otras cosas mediante la educación para el desarrollo sostenible y la adopción de estilos de vida sostenibles,
los derechos humanos, la igualdad entre los géneros, la promoción de una cultura de paz y no violencia, la ciudadanía
mundial y la valoración de la diversidad cultural y de la contribución de la cultura al desarrollo sostenible, entre otros medios”.

Desde Entreculturas, y los programas de educación para la ciudadanía global que promovemos, queremos contribuir a tres enfoques de esta llamada que nos hace el Papa a través del Pacto Educativo, uniéndolo a la apuesta que ya venimos desarrollando por la meta 4.7. y la educación para el desarrollo sostenible y la ciudadanía global.

Foto: Daniela Morreale

1. El poder transformador de la educación


“Os invito a promover juntos y a impulsar, a través de un pacto educativo común, aquellas dinámicas que dan
sentido a la historia y la transforman de modo positivo”... “busquemos juntos las soluciones, iniciemos procesos
de transformación sin miedo
y miremos hacia el futuro con esperanza” porque “cada cambio necesita un camino
educativo que involucre a todos. Para ello se requiere construir una “aldea de la educación” donde se comparta en
a diversidad el compromiso por generar una red de relaciones humanas y abiertas”.

Mensaje del Papa para el lanzamiento del Pacto Educativo 12 septiembre 2019.

Para el Papa Francisco educar es siempre un acto de esperanza . Desde esa afirmación,  ENTRECULTURAS se suma, a la comunidad educativa, en la tarea de formar personas capaces de vivir con sentido y de transformar su entorno como parte de una ciudadanía global activa y comprometida. Apostamos por educar personas que pueden alumbrar una ciudadanía capaz de transformar el mundo. 

Creemos, como dicen los y las jóvenes que acompañamos en una Una educación en la alegría, la esperanza y la empatía

El mundo está roto y herido y, a pesar de ello, crecen el bien y la belleza. Por eso entendemos la educación para la ciudadanía
global como un camino que se recorre con alegría y esperanza, que nos lleva a sentirnos parte de algo más grande que
nosotras y nosotros mismos. Un camino en el que aprendemos a amar lo bueno y lo bello que late en nuestro interior,
en nuestra realidad local, en nuestra cultura, y en nuestra Casa Común, la Tierra. Y desde ahí descubrimos y amamos lo
bueno y lo bello que late en cada corazón humano, en cada realidad local y en cada cultura, sin importar lo lejos que pueda
estar de nuestro día a día. En este camino vemos también aquello que atenta contra la dignidad de las personas y contra la
naturaleza. Y desde la empatía decidimos defenderlo. Por eso nos adentramos en la compresión de las causas y las

consecuencias de las injusticias y desigualdades y nos comprometemos en acciones transformadoras.
(“Aventúrate al Encuentro”, VI Encuentro de la Red Solidaria de Jóvenes en el que participaron adolescentes de toda España y
12 países con una meta común: construir otro mundo posible)

Y por ello ofrecemos a los centros escolares y organizaciones educativas la propuesta pedagógica “Un Mundo en tus Manos,  que aporta una metodología concreta, recursos y acompañamiento que puedan ayudar y contribuir a:

  • Aprender a diseñar utopías, porque somos capaces de soñar, de crear y de cambiar lo injusto.
  • Ensayar alternativas promotoras de cambios culturales. Desde nuestra convivencia cotidiana, al modelo de relaciones globales.
  • Impulsar una educación transformadora, para construir una sociedad más justa a través de nuestra práctica de aula, grupo, centro o comunidad.

Y nos sumamos al Papa, en su mensaje para el lanzamiento del Pacto Educativo 12 septiembre 2019 en su creencia “que la educación es una de las formas más efectivas de humanizar el mundo y la historia. La educación es ante todo una cuestión de amor y responsabilidad que se transmite en el tiempo de generación en generación”.

Foto: Daniela Morreale

2. Una alianza educativa construida entre todos y todas


El Papa no nos invita a desarrollar acciones educativas, ni propone un programa concreto de trabajo, el Papa nos habla de construir una alianza educativa, un pacto educativo global y termina el mensaje de septiembre de 2019 recordando que las grandes transformaciones y cambios se construyen entre todos y todas contribuyendo desde lo que somos y sabemos cada uno de nosotros y nosotras, personas e instituciones.

Recordemos, hermanos y hermanas, que las grandes transformaciones no se construyen en el escritorio. Hay una “arquitectura”
de la paz en la que intervienen las diversas instituciones y personas de una sociedad, cada una según su propia competencia,
pero sin excluir a nadie (cf. ibíd., 231). Así tenemos que seguir: todos juntos, cada uno como es, pero siempre mirando juntos
hacia adelante, hacia esta construcción de una civilización de la armonía, de la unidad, donde no haya lugar para esta virulenta
pandemia de la cultura del descarte. Gracias.

Desde Entreculturas apostamos por el trabajo en red y por la construcción de redes, desde el encuentro que involucra y transforma, intencionado, que busque el trabajo conjunto y horizontal por un mismo fin, desde espacios diversos e inclusivos, pero sobre todo participativos desde el diálogo, el respeto y el reconocimiento del valor de la diferencia.

Buena muestra de ello son los y las jóvenes que pertenecen a la Red Solidaria de Jóvenes.

JAVIER joven de la Xarxa, Red Solidaria de Jóvenes de la Comunidad Valenciana:

Gracias al grupo he aprendido a colaborar codo con codo, a concienciarme y aprender a compartir dicha concienciación
para que juntos hiciéramos una unidad basada en la tolerancia y en la solidaridad. La gran acogida por parte de todas las
personas y la importancia de los proyectos que se iban a llevar a cabo, me incentivó y animó a formar parte de este grupo
que a día de hoy puedo considerar familia. Es cierto que, como todo en la vida, nada es sencillo, lógicamente ha habido
momentos malos, momentos de decir “hasta aquí, no puedo más”. 
Pero, por todas y cada una de las vivencias anteriores,
el verbo que más describiría esta experiencia es “aprender”: aprender a disfrutar del trabajo a favor de los demás, aprender
a conocer tanto los problemas cercanos como los que están separados por un mar. Este camino me ha hecho ser mejor
persona, o por lo menos a estar más agusto conmigo mismo. Mil gracias a todas las personas que, sin distinguir sexo, raza,
condición, edad, hemos ayudado a que este nuestro planeta, madre de todos y por tanto hogar de todos y todas, sea mejor
gracias a cada granito de arena que aportamos con nuestras acciones.

O la Red Generación 21+, que enlaza a grupos y representantes juveniles que trabajan por la transformación social en redes de participación relacionadas con Fe y Alegría en más de 22 países de América del Sur, África y Europa. Con el objetivo de articular procesos de los grupos juveniles vinculados a Fe y Alegría desde la promoción de una cultura de paz  para la transformación local y global, crear una dinámica en Red a partir de acciones formativas para el desarrollo de capacidades ciudadanas  para la incidencia local y global, promover la participación organizada de las juventudes como movimiento global que trabaja en Red y visibilizar las propuestas e iniciativas que las juventudes vienen desarrollando en cada uno de sus países.

Foto: Daniela Morreale

3. Un itinerario educativo integral


La educación nos permite entender el mundo y comprometernos con la solidaridad y la justicia. Las causas de la pobreza, la desigualdad, la vulneración de los derechos humanos o la degradación ambiental se encuentran en procesos mundiales y estos grandes desafíos de la humanidad requieren una ciudadanía global consciente, comprometida y capaz de afrontarlos. Para ello el itinerario educativo tiene que tener una propuesta integral, que implique a toda la persona.

“Se trata de un itinerario integral, en el que se salga al encuentro de aquellas situaciones de soledad y desconfianza hacia el
futuro que generan depresión, adicciones, agresiones, odio verbal, fenómenos de intimidación y acoso entre los jóvenes.
Un camino compartido, en el que no se permanezca indiferentes ante el flagelo de la violencia y el maltrato de menores,
el fenómeno de las niñas esposas y de los niños soldados, la tragedia de los menores vendidos y esclavizados. A esto se suma
el dolor por el “sufrimiento” de nuestro planeta, provocado por una explotación sin inteligencia y sin corazón, que ha generado
una grave crisis medioambiental y climática.”
 
(Mensaje en vídeo del Santo Padre Francisco a los participantes del Global Compact on Education, octubre 2020)

Volvemos así a la meta 4.7 y a la propuesta de educación para el desarrollo sostenible y la ciudadanía mundial de UNESCO que posibilitan la consecución de los ODS y promueven un “proceso de aprendizaje permanente, una educación de calidad que mejora las dimensiones cognitivas, sociales y emocionales, y conductuales del aprendizaje y una educación integral y transformadora que abarca contenidos y resultados del aprendizaje, la pedagogía y el propio entorno de aprendizaje”. 

Desde Entreculturas, parte también del Movimiento por la educación transformadora y la ciudadanía global,  ofrecemos una guía orientadora e inspiradora para docentes y equipos directivos que quieran avanzar hacia la implementación de esta mirada educativa en sus centros y en sus aulas. En el documento “Centros Educativos Transformadores. Rasgos y propuestas para avanzar” se pueden encontrar fundamentos teóricos que sustentan la propuesta de la Educación Transformadora para la Ciudadanía Global, así como un listado de esos «rasgos» o elementos  que pueden definir un centro educativo transformador, presentado en tres bloques o ámbitos, que afectan a la vida de los centros escolares: la cultura de centro (referida a la misión, visión y valores), las claves pedagógicas y metodologías transformadoras (referidas a las prácticas educativas que se desarrollan) y las políticas del centro (referidas a la planificación y organización del centro). 

Concebimos la Educación Transformadora para la Ciudadanía Global como un proceso socioeducativo continuado que promueve una ciudadanía crítica, responsable y comprometida con la construcción de un mundo más justo, equitativo y respetuoso con las personas y el medioambiente, tanto a nivel local como global y que desde esta perspectiva aporta a la meta 4.7. de los ODS y a la llamada del Papa Francisco al Pacto Educativo Global

Enlaces relacionados