Proyectos financiados con los fondos recaudados por la Delegación de Salamanca en sus actividades

Mejora de la calidad de vida de la población en la zona fronteriza entre Haití y la República Dominicana

La zona fronteriza es una zona económicamente deprimida, con escaso empleo y mal remunerado. Actualmente, estas regiones de frontera se encuentran entre las más pobres de los dos países, caracterizadas por una carencia de servicios de base, graves problemas ecológicos y un sistema inadecuado de infraestructuras viarias. Se trata de áreas esencialmente agrícolas con escasa o ninguna presencia de desarrollo industrial. La fuente principal de ingresos para las familias de ambos lados de la frontera es el Mercado Binacional de Dajabón, que se celebra todos los viernes y lunes.

 

La potenciación de la organización civil y la creación de redes es el eje central de toda la acción de nuestra contraparte Solidaridad fronteriza (SF). Esta potenciación se ha hecho, desde la constitución de ambas instituciones mediante la defensa de sus derechos y su capacidad de reivindicación en los propios intereses de las organizaciones comunitarias. Se hará a través de un proceso de fortalecimiento interno, del aumento de su presencia pública y del refuerzo de la coordinación transfronteriza.

Otro de los principales problemas en la zona de intervención es la precariedad laboral y el creciente, sin garantías, mercado informal que vulneran las garantías laborales dignas. Se ponen en marcha sistemas para mejorar de la situación económica de las organizaciones atendidas, relacionadas con la producción de productos agro-ecológicos y la comercialización formal e informal. Así como, un programa agropecuario para el aumento de la producción y la productividad garantizando alimento a bajos precios, en cantidad y de calidad en las organizaciones de Base atendidas.

 

Los beneficiarios directos identificados ascienden a 2.410 personas entre los dos países. En Haití se han beneficiado 1.348 personas (650 hombre y 698 mujeres), y en República Dominicana 1.062 personas (571 hombres y 491 mujeres). La población beneficiaria indirecta, que comprende principalmente a las familias de los beneficiarios directos, asciende a 9.640 personas.