Presentación en Burgos del Informe: “Derecho a Aprender”

"No hay lugar para la autocomplacencia. A pesar de haber fijado la educación para todos y todas como uno de los objetivos para el 2015, esto no se está cumpliendo al ritmo previsto", comienza el informe. Es verdad que -según los datos de la Unesco-, la escolarización ha aumentado en los últimos años, sin embargo, nos hacemos dos preguntas básicas: ¿por qué quedan aún 57 millones de niños y niñas sin escolarizar y más de 770 millones de personas adultas analfabetas? ¿Basta con acceder a la educación o dicha educación ha de ser de calidad para resultar efectiva?

 

Entreculturas tiene como misión optar por la solidaridad hacia las personas más desfavorecidas y promover la educación como instrumento de cambio social y promoción de la justicia. Ahora bien, cuando hablamos de derecho a la educación, hablamos también de derecho a "la calidad de la educación" como atributo básico de este derecho. Esto garantizará un mejor futuro para los niños y niñas del mañana.

En el informe se refleja que, de los 650 millones de niños y niñas en el mundo en edad de cursar educación primaria, 250 no están aprendiendo a leer o a escribir, ya sea porque no pueden ir a la escuela (57 millones), ya sea porque están recibiendo una educación deficitaria (200 millones). Esto marcará definitivamente sus vidas.

Niños, niñas y jóvenes de todo el mundo sueñan con recibir una educación de calidad que mejore su vida y la de sus familias. Pero, normalmente, este sueño se frustra por causa de una educación deficiente y que no responde a sus expectativas. Especialmente, esto sucede entre las familias afectadas por pobreza y exclusión, o pertenecientes a colectivos vulnerables: como son los niños y niñas que se ubican en zonas rurales, los niños y niñas de la calle, los que viven en países afectados por conflictos armados, en situación de refugio o desplazamiento, aquellos pertenecientes a minorías étnicas o con discapacidades.

Contar con recursos adecuados, en escuelas seguras y libres de violencia, con currículos flexibles y adaptados al contexto social, cultural y educativo, una autonomía escolar, promover la relación de la escuela con la comunidad educativa, y fortalecer a los equipos directivos son algunos de los factores/elementos que hacen a la educación de calidad. Los maestros, las maestras son también una pieza clave para una educación de calidad.

El informe presenta tres estudios de caso de experiencias educativas del trabajo de Entreculturas en Venezuela, Colombia y España:

  • Programa de formación permanente de docentes del Centro de Formación Padre Joaquín (Fe y Alegría Venezuela).
  • Fray Luis Amigó: un oasis en un desierto social. Implementando el sistema de mejora de la calidad de Fe y Alegría en Colombia.
  • Calidad educativa e igualdad de oportunidades en España: Las experiencias de los colegios "La Paz" en Albacete y "Padre Piquer" en Madrid.

 

 

 

Los innegables avances en el acceso a la educación primaria se han estancado desde 2010 como consecuencia directa de los recortes en la ayuda destinada a educación básica. Según datos de UNESCO, entre 2010 y 2011, la ayuda internacional a la educación disminuyó en un 7%. Y no sólo ha disminuido, sino que los fondos no llegan a los países que más la necesitan. A nivel nacional, la cooperación española está en riesgo de desaparecer; los recortes acumulados en la Ayuda al Desarrollo española superan el 70% desde el 2008. Estos datos, afectan de manera directa en la vida de muchas personas.

Entreculturas tiene su campaña Silla Roja, un asiento vacío que alerta de todos esos niños y niñas en el mundo que ven privado su derecho a la educación. Sin aparcar ese objetivo, la Silla Roja es también una alarma sobre la necesidad no sólo de dar acceso a la educación, sino también de asegurar que la educación sea de calidad. La escolarización por sí sola no basta.