¡Nuestro programa VOLPA cumple 25 años!

El 5 de diciembre se conmemora el Día Internacional del Voluntariado. En este día no sólo se celebra el voluntariado en todas sus facetas, sino que también se rinde un homenaje especial a todas las personas voluntarias que trabajan para conseguir los nuevos Objetivos de Desarrollo Sostenibles (ODS). A través del voluntariado, cada persona puede influir en la agenda de desarrollo movilizando y promoviendo la participación de gobiernos y comunidades.

El Programa de Voluntariado Internacional (VOLPA) de Entreculturas nace en 1991, cuando las diferentes provincias jesuíticas quisieron dar vida a una propuesta de voluntariado de larga duración con el objetivo de promover el encuentro entre personas y pueblos. Tras 25 años han participado más de 800 personas en experiencias de encuentro en América Latina, África y Asia. La propuesta de inserción y cercanía son rasgos que definen este voluntariado que pretende, como afirman los propios VOLPAS, "cambiar vidas". No sería hasta diez años después que se elaboró el primer Plan Director de la Cooperación Española, lo que explica el carácter pionero de VOLPA.




25 Años de VOLPA

La red VOLPA la constituyen Entreculturas, Alboan y Volpa Cataluña, compartiendo el diseño formativo y las señas principales del programa. Este año -y con motivo del 25 aniversario- se ha realizado una evaluación cualitativa tomando como referencia el diseño y resultados de una evaluación previa realizada en 2014, para indagar en VOLPA como proceso de formación de "agentes de cambio". En palabras de Arrupe, de quien el programa toma su nombre, "personas para los demás".

El mismo informe, que se publicará en breve y del cual compartimos un vídeo tomado de un grupo de discusión con personas que han realizado el Programa VOLPA, expresa que:

por un lado, ellos mismos viven una importante transformación personal en cuanto a los valores que les guían en su forma de estar en la vida. Son personas que viven con más sencillez, disfrutando de las pequeñas cosas de la vida y dando valor y tiempo a las personas. Son personas cuyos patrones de consumo cambian, siendo más austeros y coherentes con la conciencia social que han creado acerca de las causas de la injusticia social. Son, en general, personas más comprometidas con la justicia social, lo que se transmite a través de sus opciones de trabajo, de voluntariado o simplemente en la manera de estar en la vida y educar a sus hijos/as. Por otro lado, algunas de estas personas son agentes multiplicadores que influyen en la forma de pensar y actuar de la gente y el entorno que les rodea. Es muy claro en el caso de la educación de los hijos/as”.

+testimonios







Carácter transformador de los programas de voluntariado

En pleno proceso de implantación de la agenda de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), los programas de voluntariado de larga duración como VOLPA (de uno o dos años de duración) enfatizan el carácter transformador que tienen estas estrategias de cooperación, que favorecen la relación fraterna entre personas y comunidades. Dentro de los ODS, el objetivo 17 está orientado a promover alianzas donde la propia ciudadanía se implique en la promoción de la dignidad, derechos y sostenibilidad ambiental.

Desde Entreculturas seguimos reivindicando, junto con la Coordinadora de ONG y REDES –Red de Entidades de Desarrollo Solidario– una mayor atención de la cooperación española al voluntariado internacional, y especialmente que la AECID (Agencia Estatal de Cooperación Internacional para el Desarrollo) promueva un marco de derechos (seguridad social, reconocimiento, medidas de fomento para las organizaciones de envío y acogida,..) a semejanza de otras cooperaciones internacionales de nuestro entorno.


Entrevista a Ana Moreno, coordinadora del Programa VOLPA de Entreculturas

Ana Moreno (1976) comenzó su andadura en Entreculturas como voluntaria en Valencia, en 2002. Al año siguiente se incorporó al equipo de Cooperación y después estuvo casi nueve años coordinando las delegaciones de Entreculturas en España.

En abril de 2015 pasó a coordinar el Programa VOLPA a nivel estatal desde Valladolid. Después de una década trabajando con voluntariado local e internacional, Ana sigue formándose para la gestión de personas a través de la psicología Gestalt y el coaching.


LEER ENTREVISTA


 

Enlaces relacionados