Los jesuitas africanos y europeos se dirigen a la Presidencia de la Unión Europea: "no luchen contra las migraciones, sino contra sus causas subyacentes."

Con ocasión de la reunión de Jefes de Estado y de Gobierno celebrada el 20 de septiembre en Salzburgo, los Jesuitas de Africa y Europa han manifestado públicamente sus preocupaciones, basadas en una reciente investigación. En una carta conjunta titulada "Flujos migratorios, flujos de dinero", los Superiores de los Jesuitas de Alemania, Austria y África se han dirigido a la Presidencia austriaca de la Unión Europea. Los firmantes protestan por la criminalización de la migración africana ("migración ilegal") y la narrativa que los presenta como una amenaza a la estabilidad y la prosperidad de Europa. Y señalan en cambio una correlación entre los flujos migratorios hacia Europa y los flujos financieros ilícitos en la misma dirección.

Más que atacar los síntomas, argumentan, es necesario abordar las causas subyacentes de las migraciones, entre las que destacan los flujos financieros ilícitos, que impiden el desarrollo de Africa: 
 
 “Actualmente, la cantidad de dinero que abandona Africa en forma de flujos financieros ilícitos derivados de evasión fiscal y blanqueo de dinero es superior al dinero que llega a Africa vía la suma de Ayuda al Desarrollo e Inversión Directa Extranjera. Si Europa ayudase a los gobiernos Africanos a limitar dichas salidas de dinero, los Estados africanos dispondrían de muchos más fondos para invertir en infraestructuras, educación y sanidad. Esto, a largo plazo, mantendría más población en Africa y reduciría la migración irregular” declara el P. Agbonkhianmeghe E. Orobator SJ, presidente de Conferencia Jesuita de Africa y Madagascar (JCAM).  

Adjuntamos la Carta y la Nota técnica que la acompaña y que respalda sus propuestas. Además, la iniciativa y su contenido se ha difundido ampliamente en medios de comunicación europeos. En España, Alboan y Entreculturas se han sumado a esta iniciativa dirigiendo cartas similares al Presidente del Gobierno y al Ministro de Asuntos Exteriores y dando a conocer la iniciativa a su base social.