La Silla Roja, protagonista en las asambleas regionales de la Red Solidaria de Jóvenes

"Todas las personas somos valiosas, y por este valor intrínseco (dignidad), todas las personas tenemos derechos. El de la participación social es uno de ellos. La declaración de los derechos humanos nos sirve además para concretar y hacer un análisis de si se respeta o no esa dignidad", comentaba Laura García, del Departamento de Educación para el Desarrollo de Entreculturas, al los técnicos que se iba a encargar de coordinar las asambleas. "La Silla Roja entra aquí perfectamente ya que pone el foco en la clara vulneración del derecho a la educación y en la realidad de que la igualdad radical que se desprende de la dignidad de las personas no se cumple cuando hay 61 millones de niños y niñas que no van al colegio".


Foto de grupo de la Asamblea de la Red Solidaria de Jóvenes 2012 de Extremadura

Además de suponer un símbolo de la no igualdad de derechos actual, Laura señala también que la Silla Roja "representa una oportunidad para participar, para intervenir, para levantar la mano y decir `ojo, que 61 millones de niños y niñas no están viendo garantizado su derecho de ir a la escuela´, y salir a la calle y contárselo a todo el mundo y pedirles que firmen para exigir el cumplimiento de ese derecho universal...".

La Red Solidaria de Jóvenes es una propuesta educativa que la ONGD Entreculturas promueve con los centros educativos con el fin de apoyar el proceso de educación integral de los y las jóvenes, fomentando el cuestionamiento y la compresión de la realidad social en que viven, la reflexión sobre las causas que generan situaciones de desigualdad e injusticia, el reconocimiento de los valores universales y los derechos humanos como pautas de convivencia, el encuentro con otras personas y el desarrollo de los sentimientos de pertenencia a la comunidad local y global.


Los chicos de la Red Solidaria de Jóvenes de Galicia en un taller sobre La Silla Roja

La Red Solidaria de Jóvenes impulsa, además, la participación de los y las jóvenes como ciudadanos y ciudadanas activos y responsables que asumen de manera crítica y reflexiva el ejercicio de sus derechos y sus deberes, participando en la sociedad con conciencia de su capacidad para construir un mundo más justo para todos y todas.

    >> Puedes leer con más detalle cómo han transcurrido las asambleas en el blog de La Silla Roja