Incidencia en la India

"No queremos entrar en política, pero sí influir en ella. De ahí la importancia de formar líderes que lleven la voz de las comunidades a los niveles políticos", declara Xavier. Este jesuita confía en el poder de la sociedad civil. "Es muy esperanzador ver cómo, en los últimos10 años, han proliferado muchos grupos de la sociedad civil. Grupos que luchan por defender los derechos humanos, por el desarrollo de la sociedad. Esto es un signo de esperanza. Si la gente logra aguantar se producirá un cambio", nos dice.

En estos momentos, Xavier Jeyaraj está plenamente involucrado en el conflicto de la región de Orissa. El asesinato de un líder espiritual hindú originó, desde el pasado agosto, un estallido de violencia contra la comunidad cristiana. Este conflicto esconde mucho más que un fundamentalismo religioso. Según un análisis en el que ha participado Xavier detrás de estos ataques se encuentran las relaciones de poder que han sido cuestionadas por la intervención de la iglesia y su trabajo con los más marginados. La gente ha comenzado a cuestionarse el reparto injusto de la tierra, los pobres indicadores de desarrollo y la explotación por parte de los comerciantes de las castas dominantes, entre otros temas. Estos cuestionamientos desde las raíces de la sociedad, molestan a las fuerzas fundamentalistas. El tema crucial detrás de este episodio es el control sobre la tierra y los recursos naturales. "En mi opinión, las razones de los ataques a los dalit y adivasi cristianos es continuar deshumanizándonos y explotándonos. Cuando no éramos cristianos no se nos permitía entrar en el templo. Ahora, las personas venidas de fuera que son fundamentalmente comerciantes, no pueden admitir el crecimiento educativo de nuestros hijos y el desarrollo económico de muchos de nosotros", expresa uno de los líderes locales que hoy se encuentra en uno de los campos de desplazados visitados por Xavier.
La situación de los campos es bastante dramática, pues no se cuenta con alimento, agua y otros servicios. Aunque en el campo Catherine en Raikia que visitó Xavier el equipo médico comenta que la gente necesita más el apoyo psicológico y cuidados para el trauma que servicios médicos. Consideran que el servicio médico sólo será efectivo cuando la gente tenga esperanza en poder reconstruir su futuro. "Hemos perdido no sólo nuestros ahorros, dinero y posesiones, sino también nuestras herramientas agrícolas. Nos han acosado durante 10 años. Además nuestras hermanas, hermanos y vecinos han sido instigados para volverse contra nosotros", se lamentan algunos de los internos del campo.

Durante su estancia en España, Entreculturas ha coordinado un encuentro entre Xavier Jeyaraj y Jose Luis González Vallve, el representante español de la Comisión Europea en España a quien presentó el conflicto que se vive en Orissa, la situación de la gente en los campos de desplazados y las acciones que han dirigido al gobierno local y nacional para que actúa ante este brote de violencia.

En la lucha por sus derechos, Xavier afirma que "la gente no está dispuesta a perder la esperanza y están dispuestos a dar su sangre. Pero tendrán que enfrentar la presión por parte de la clase política, más el poder económico y las multinacionales, que usan las leyes para oprimir las luchas que nacen desde abajo".

www.jesaonline.org