II Asamblea de la Red Solidaria de Jóvenes de Cantabria

 

El objetivo de crear esta Red Solidaria es generar entre los adolescentes y jóvenes una ciudadanía activa y participativa promoviendo actitudes solidarias en su realidad cercana, pero también en la lejana, dándoles a conocer las realidades de otros niño/as y jóvenes en el mundo y la importancia del cumplimiento de los Derechos Humanos de la Infancia y los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

Para ello la Red Solidaria propone crear grupos de voluntarios/as en sus centros para que realicen gestos solidarios y colaboren en las propuestas que los colegios ya viene realizando en esta línea cómo operación Kilo, participación en la SAME o conciertos solidarios.

 

Esta Asamblea supone la oportunidad de que adolescentes y jóvenes con parecidas inquietudes se reúnan para realizar una actividad conjunta con un fin lúdico y pedagógico.

La tarde comenzó con una dinámica de presentación organizada por los alumnos/as y una profesora del Colegio Kostka. Posteriormente Entreculturas propuso unas actividades para trabajar la importancia de la participación, y para finalizar la tarde, los alumnos/as del colegio Agustinos con sus profesoras realizaron un juego llamado "El bingo del reparto mundial", en el que a través de un juego trucado hicieron participes a sus compañeros/as del reparto desigual de los recursos en el mundo y de las diferencias existentes entre unos países y otros para acceder a salud, educación y servicios básicos.

A media tarde hubo una merienda compartida, acompañada de un Gesto Solidario y algunos videos que habían realizado los propios voluntarios/as para hablar del cumplimiento de los ODM, las desigualdades entre países, las realidades de niños/as trabajadores, niños/as soldado, niños/as de la calle y la existencia de una sociedad cada vez más polarizada entre los que más y los que menos tienen.

 

 

 

El gesto solidario supuso un giño al movimiento internacional de niños/as y jóvenes activistas que para llamar la atención sobre la situación de los niños soldados deja sus huellas rojas cómo símbolo de solidaridad. La utilización de menores como soldados está prohibida por la Convención de la ONU de los Derechos del Niño desde el 12 de febrero de 2002. Sin embargo, lamentablemente desde entonces no ha variado la cantidad de niñas y niños soldados: unos 250.000 menores siguen siendo utilizados en las guerras de los mayores.

Para acabar destacar la importancia que este año Entreculturas le está dando al tema de la participación cómo proceso dinámico que nace de un descubrimiento, de un encuentro, que nos moviliza y orienta hacia la solidaridad, la justicia y la creación de una ciudadanía más activa, así cómo insistir en la apertura de este programa a todos los Centros que estén interesados.