Fe y Alegría reivindica el derecho a una educación de calidad en su XLII Congreso Internacional

Fe y Alegría desde su trabajo en las aulas, las radios, los centros de promoción y alfabetización de personas adultas, renueva cada día su compromiso con el derecho a la educación, y no a cualquier educación, sino a una buena educación, una educación de calidad.

El Congreso tuvo lugar en Bogotá, Colombia, del 11 al 13 de noviembre en la Casa de Encuentros de las Hermanitas de los Pobres de San Pedro Claver. Bajo el lema "identidad y espiritualidad al servicio de la misión" se pretende delimitar el marco sobre las características de la identidad y espiritualidad institucional.

 

En 2010, el Congreso se celebro en Quito bajo el mismo tema. Este año, el objetivo es profundizar en la reflexión de esa temática, recuperando la mirada que se hizo sobre las experiencias y testimonios de identidad y espiritualidad, promoviendo durante 2011, la reflexión, e improvisando el análisis y la formulación de un marco referencial institucional.

La Junta Directiva encomendó a Antonio Pérez Esclarín, de FyA Venezuela, elaborar un "Documento de Trabajo Inicial" que sirva para provocar la reflexión y el aporte sobre la identidad y espiritualidad de FyA de los diferentes equipos de FyA en los países. Se utilizó una dinámica que combinó la lectura del "Documento de Trabajo Inicial" y la elaboración de aportes en todos los países con apoyo en la guía de Preguntas-Dinamizadoras (que estaban al final de la Guía de Trabajo). Los aportes de los países, generaron lo que se convirtió en el Documento Base del XLII Congreso.

 

 

En este documento se aclaran los significados que para Fe y Alegría tienen la identidad y la espiritualidad. Fe y Alegría se define como "un movimiento de educación popular y promoción social que, nacido e impulsado por la vivencia de la fe cristiana, frente a situaciones de injusticia, se compromete en el proceso histórico de los sectores populares en la construcción de una sociedad justa y fraterna". Esta definición, expresa la identidad, es decir, la razón de ser y la misión. Para Fe y Alegría el concepto de espiritualidad es comunión con Dios, con los hermanos y con la naturaleza. La espiritualidad está centrada en el reino de Dios y tiene como centro y tarea decisiva construir una vida más humana.

Fe y Alegría siente que la educación es un asunto que concierne a toda la sociedad. Hace una llamada al diálogo y a la concertación social. Sólo mediante amplios pactos sociales podremos alcanzar una verdadera educación de calidad que permita superar la pobreza y la exclusión y posibilite el fortalecimiento de nuestras democracias, la cohesión social y un verdadero desarrollo humano y sostenible para todos.