Esta Navidad la educación abre el mundo

Se acerca la Navidad, uno de los momentos más especiales del año y con ella reconocemos y damos gracias a las personas que dan sentido a nuestro trabajo y que, como Mireille, demuestran día a día que se puede transformar la Historia. 

Mireille fue una niña refugiada que, tras seis años de huida del genocidio en Ruanda y de la guerra en Congo, encontró en una escuela atendida por el JRS un lugar de protección y oportunidades. Mireille nos visitó el pasado mes de junio con motivo del Día Internacional de las Personas Refugiadas y hoy nos recuerda, a través de nuestra campaña, el enorme poder de la educación para generar oportunidades.

La educación abrió el mundo de Mireille y sigue abriendo el de miles de niños y niñas con los que trabajamos en países como RD Congo, Sudán del Sur, Chad, Guatemala, Nicaragua o Haití. La educación también nos permite abrirnos a otras realidades y formar parte de una ciudadanía global comprometida.

Feliz tiempo de adviento. Feliz tiempo de alegría.

Enlaces relacionados