Entreculturas y el Servicio Jesuita a Refugiados se suman a la Red Mundial de Oración del Papa por la causa de los menores soldado

Con motivo del Día Internacional contra la Utilización de Menores Soldado, que se celebra el 12 de febrero, Entreculturas y el Servicio Jesuita a Refugiados (JRS), a través de la Red Mundial de Oración del Papa, se suman a la intención del Papa Francisco de orar y movilizarse por la causa de los menores soldado. 

A menudo hay una estrecha relación entre el desplazamiento forzado y el reclutamiento forzado de menores. Los menores desplazados son un blanco fácil para ser reclutados ya que muchas veces carecen de protección y de educación, lo que les hace más fácilmente manipulables. Estos menores, algunos de ellos con menos de seis años, son forzados a luchar y matar, y se ven también envueltos en actividades de espionaje, apoyo a grupos armados como informantes o mensajeros o participando en actividades ilícitas como la producción de drogas. En ocasiones son también sexualmente explotados. Muchos mueren, son gravemente heridos o acaban prisioneros. Son víctimas de constantes abusos que les transforma en personas violentas lo que hace que su reinserción en la sociedad sea un enorme desafío.

En el mundo, más de 230 millones de menores viven en zonas afectadas por conflictos armados. A pesar de que no se dispone de datos exactos sobre el número total de menores soldado que existen, se calcula que ascenderían a 250.000. El número de países y territorios donde se llevan a cabo esta violación de derechos humanos es 17, según Naciones Unidas.  

El Papa Francisco confía cada mes a su Red Mundial de Oración del Papa intenciones que expresan los desafíos por la humanidad y por la misión de la Iglesia. Su intención de oración mensual a través de “El Vídeo del Papa” es una convocatoria mundial para transformar la oración en «gestos concretos». El mes de diciembre, la causa por la que el Papa nos invitaba a orar y a movilizarnos fueron los niños soldado. Niños y niñas obligados a participar de la violencia. Niños y niñas para los que la educación debería ser su única arma


Coincidiendo ahora con el Día Internacional Contra la Utilización de Menores Soldado, la Red Mundial de Oración del Papa invita a rezar y a movilizarse por la causa de los niños soldado, así como a colaborar con proyectos de Entreculturas y del Servicio Jesuita a Refugiados para que no pasen su infancia en un campo de batalla. Además, se anima a apoyar esta iniciativa del Papa Francisco mediante la firma del Manifiesto que se puede leer a continuación. La campaña se lanza tanto en inglés como en español y en más de 20 países.
Entreculturas y el Servicio Jesuita a Refugiados trabajan acompañando, sirviendo y defendiendo los derechos de los niños y niñas refugiados y desplazados forzosos. Promueven programas de escolarización que protegen a estos menores de la violencia del entorno y les permiten contar con todo lo necesario para poder aprender, devolviéndoles la ilusión, la infancia perdida. En situaciones de desplazamiento, la educación constituye un medio indispensable de protección y de proyección de futuro para estos niños y niñas. Entreculturas y el JRS ofrecen colaboración con tres iniciativas concretas:


República Centroafricana
República Centroafricana se encuentra actualmente sumida en una crisis humanitaria, política y económica desde el año 2012. Esta situación ha conllevado desplazamientos masivos tanto fuera como dentro del país: hoy en día se cuentan 418.638 personas. El JRS y Entreculturas trabaja en el sur y centro del país, concretamente en Bangui y Bambari, atendiendo a menores para que recuperen una vida normal, para que vuelvan al lugar donde deberían estar: el colegio. Así, se realizan sesiones de sensibilización, de apoyo psicosocial y de formación general, incluyendo acciones para la paz y la reconciliación. En el caso de las niñas, se ofrece una atención especial para facilitar su reinserción tanto a nivel psicosocial como formativo.


Sudán del Sur
Después de la independencia de Sudán del Sur en 2011, más de 130.000 refugiados llegaron a Maban huyendo del Nilo Azul en Sudán. Poco se imaginaban que en diciembre de 2013 el país más joven del mundo se desintegraba en una guerra civil fratricida. En aquel momento los refugiados que habían llegado a Maban apenas hacía 2 años, se encontraron atrapados entre dos guerras. Mientras el gobierno de Kartum bombardeaba sus tierras en el Nilo Azul, el país que los acogía vivía episodios de un odio étnico sin precedentes. Los niños y niñas de esta zona viven con la continua amenaza de ser reclutados como menores soldado. Por eso Entreculturas y JRS abrimos en Maban el Arrupe Learning Center, una escuela residencial de Formación de Maestros, para ofrecer una mayor calidad en la educación de nuestras escuelas en el campo de refugiados.


Colombia
En Colombia, niñas, niños y adolescentes han estado a merced del reclutamiento por parte de grupos armados, un riesgo agravado aún más para aquellos desplazados forzosamente. Además de participar directamente en los grupos armados, niñas, niños y adolescentes sufren otro tipo de explotación: recabar información, asesinatos, transporte de armas y explotación sexual. Entreculturas y el JRS han trabajado y trabajan para sensibilizar e informar sobre esta amenaza para los niños y jóvenes a través del diálogo con las misiones diplomáticas de Colombia en el Consejo de Seguridad, especialmente a los de Bogotá. Alentamos a la comunidad internacional a seguir prestando atención a los riesgos nuevos y a los ya existentes, que enfrentan niñas, niños y adolescentes, que continúan incluso tras el conflicto, siendo necesario un seguimiento de las dos partes del acuerdo para la desvinculación de los menores reclutados.
Esta campaña ofrece además, materiales educativos para trabajar con el alumnado. 

 
SÚMATE A LA CAMPAÑA CONTRA LA UTILIZACIÓN DE MENORES SOLDADO
 
 

RESPETAMOS LA DIGNIDAD DE LOS NIÑOS Y NIÑAS

Aquí encontramos el vídeo de campaña que podremos utilizar en actividades y eventos y compartirlo con nuestros contactos y redes sociales.

 
 

NO PERMITIENDO QUE PASEN SU INFANCIA EN UN CAMPO DE BATALLA

Ante esta realidad que esclaviza a cientos de miles de niños y niñas en todo el mundo, privándolos de sus derechos, queremos unir nuestras fuerzas para terminar con esta forma de esclavitud. Por eso nos sumamos al manifiesto del papa Francisco para mostrar nuestro apoyo y denunciar esta realidad. Compartiéndolo entre nuestros contactos y conocidos hacemos posible que, juntos, lleguemos a más.

 
 

PORQUE ESTAR EN LA ESCUELA ES NO ESTAR EN LA GUERRA

Con este material didáctico podemos trabajar con los más pequeños y aproximarnos a la realidad de los niños y niñas soldado en el mundo. Podemos trabajar la vinculación entre los conflictos armados y el comercio y el consumo y descubrir cómo, a través de nuestras acciones cotidianas, generamos alternativas de solidaridad con los niños y niñas soldado. Descarga la propuesta didáctica.

 
 

DEFENDEMOS SU DERECHO A LA EDUCACIÓN

La campaña pretende también sumar apoyos para los proyectos que llevamos a cabo junto al Servicio Jesuita a Refugiados en países como República Centroafricana, Colombia y Sudán del Sur. Nuestro trabajo se centra en atender a estos menores, prevenir la violencia hacia ellos, defender sus derechos y hacer posible que vivan en un contexto de paz y vuelvan a la escuela. Podemos animar a la colaboración aquí.

 
 

DAMOS A CONOCER SU REALIDAD

Juntos hacemos posible que nuestra campaña llegue cada vez a más personas. A través de Facebook y Twitter podemos compartir los diferentes elementos y mensajes que nos acercan a los niños y niñas soldado. Además, en nuestras redes sociales encontraremos diferentes contenidos que podemos difundir.

 
 

CONTANDO HISTORIAS CONCRETAS

Como la de Serge, de República Centroafricana: “cuando vi a Serge en la fiesta de fin de curso en Bambari me vinieron los ecos de las nanas que no ha podido escuchar, de los abrazos que no ha podido recibir. Porque Serge hace un año que viene a la escuela, después de haber abandonado las armas, pero en sus ratos libres sigue fabricando Kalashnikov con madera y las trae a clase, aunque los maestros le hayan repetido que a la escuela no se viene con armas. ¿Necesitará aún escuchar muchas más palabras de esperanza y de cariño para que sus manos olviden la muerte y empuñen las armas de la ternura y el amor?” - Teo Corral, JRS, Bambari (RCA). Podemos compartirla a través de esta noticia.

 
 

BARANAKA, SUDÁN DEL SUR

El conflicto en Sudán del Sur no tardó en alcanzar a Baranaka. Un día los soldados rebeldes saquearon sus propiedades y se llevaron sus animales y cultivos. “Cuando empezó la lucha, los soldados lo destruyeron todo. Nuestros ancianos no pudieron escapar y los mataron. Yo conseguí escapar con mi tío. Corrimos durante varios días hasta llegar a este lugar. No quiero volver a casa. No hay paz. En este lugar no hay comida pero no quiero ir a casa ya". Baranaka es un ejemplo del empeño de Entreculturas y JRS de prestar especial atención a los menores, los más vulnerables en este contexto, promoviendo su escolarización y previniendo la violencia contra ellos. Como dice la propia Baranka “Lo que aprendes no te lo puede quitar nadie. Es tuyo para siempre". Podemos compartir su historia a través de esta noticia.

 
 

COLOMBIA: MANO ROJA, EDUCACIÓN ES PROTECCIÓN

Un grupo paramilitar que ejerce el control en la ciudad de Cúcuta amenazó a dos jóvenes, de 14 y 16 años, así como a sus familiares directos, en varias ocasiones. Sus testimonios expresan que no quieren continuar 'colaborando' con el grupo armado, pasando armas de un barrio a otro y facilitando la participación de los jóvenes en sus luchas por el control territorial. Debido a esto, los jóvenes no podían volver a la escuela y se ocultaban en diferentes lugares para proteger sus vidas. Esta familia fue obligada a desplazarse por el conflicto armado. Uno de los miembros de la familia desapareció a manos de grupos paramilitares. Se dirigieron a la oficina del JRS en Cúcuta, que ayudó a trasladar a los adolescentes a un lugar seguro en otra ciudad". Equipo de Prevención del JRS Colombia, en Norte de Santander. Podemos compartirla a través de esta noticia.

 

Enlaces relacionados