"El verdadero problema de Haití no es el terremoto ni el cólera, es la pobreza y la ausencia de Estado"

Cuando se cumplen 14 meses del terrible terremoto que asoló Puerto Príncipe, las lluvias, el cólera y el inestable contexto político han hecho que Haití continúe en una situación de vulnerabilidad extrema. “A pesar de ello, y aunque resulte increíble, la gente de los campamentos de refugiados no vive peor que antes... gracias a la asistencia de las ONG y otras organizaciones locales, buena parte de la población tiene ahora acceso diario a agua potable, comida y atención sanitaria, algo de lo que no disponían antes de la catástrofe".

 

 

 

Y es que, como afirma el Director Adjunto de Entreculturas, Luis Arancibia, quien acaba de regresar del país caribeño, "el verdadero problema de Haití no es el terremoto ni el cólera, es la pobreza y la ausencia de Estado", dos circunstancias crónicas que están dificultando (por no decir impidiendo) las tareas de reconstrucción. “El hecho de que el Palacio Presidencial siga en ruinas un año después es un símbolo muy claro de cómo están las cosas", declara.

Dentro de lo posible, en Entreculturas hemos trabajado a lo largo de este año para que la población haitiana pudiera volver a la normalidad, tanto en el sentido psicológico como a la hora de generar pequeñas fuentes de ingresos que permitieran, poco a poco, fortalecer el tejido económico. Para ello, de la mano de Fe y Alegría y el Servicio Jesuita a Refugiados, hemos puesto en marcha un programa de acción a cinco años cuyo principal objetivo es garantizar el acceso a una educación de calidad para miles de haitianos y haitianas, confiando en que es esto lo que les permitirá afrontar el futuro y convertirse en agentes de cambio del país. En total, hemos movilizado 2.693.500 euros, de los cuales más de 977.300 ya se han invertido en organizar actividades educativas en los campos de refugiados, construir aulas, poner en marcha programas de formación técnica y capacitar profesores.
 
"Aunque la realidad de Haití golpea, vengo contagiado del entusiasmo de la gente y de nuestros equipos", afirma Luis. "Sin duda, hay que darle protagonismo al pueblo haitiano. De ellos ha de venir el futuro". Pilar y Olga son las dos trabajadoras enviadas desde Entreculturas para apoyar a estos equipos. Nos cuentan desde allí cuál es su trabajo:

 

Mi nombre es Pilar López-Dafonte, soy licenciada en Derecho y especialista en Acción Internacional Humanitaria. Estoy en Haití como trabajadora de Entreculturas  desde Septiembre del año pasado. Concretamente, desarrollo mi labor en la organización Foi et Joie Haití (Fe y Alegría – Haití), en la que trabajan 32 profesionales haitianos con los que comparto la motivación de mejorar las condiciones de vida de su sociedad. Para ello, procuramos favorecer  el acceso a una educación de calidad que ofrezca oportunidades a las personas a fin de que ellas mismas sean las protagonistas de la transformación de su país. La promoción social es otra área importante en la que trabajamos, entendiendo que el desarrollo de las comunidades es un eje fundamental que contribuye a dicho cambio. Mi  principal tarea es la de acompañamiento y fortalecimiento institucional, reforzando la unidad de proyectos de este socio local de Entreculturas. Es una labor apasionante que me permite compartir inquietudes, dificultades y pequeños grandes avances que Foi et Joie Haití está llevando a cabo por todo el país.

 

 

Soy Olga Martínez Julve y trabajo en Entreculturas desde el pasado mes de Noviembre. El 22 de enero llegué a Puerto Príncipe, la capital de Haití, donde voy a trabajar como Técnica de Proyectos durante los próximos 2 años. Aquí me he incorporado al equipo del Servicio Jesuita al Refugiado (SJR), uno de los socios prioritarios de Entreculturas en Haití, junto a Fe y Alegría. Mi labor es contribuir a identificar y formular proyectos para acompañar de manera activa y mejorar las condiciones de vida de las miles de personas desplazadas que aún viven en los siete campamentos en los que trabaja el SJR en Puerto Príncipe. Para mí es todo un reto profesional y personal; un bonito reto afrontado con mucha ilusión y con muchas ganas de aportar mi granito de arena.

 

 

>> Puedes escuchar la charla completa de Luis Arancibia aquí

>> Consulta en esta noticia los logros conseguidos a lo largo de 2010