Pasar al contenido principal

Chad: “Seguiremos apoyando a nuestro alumnado desde la distancia”

  • Chad

Las escuelas en Chad permanecen cerradas desde el pasado 19 de marzo, como en la mayor parte de los países, ante la crisis sanitaria que atraviesa el mundo. Por el momento se contabilizan 322 casos de Covid-19 y 31 fallecimientos en el país, según los datos de la Organización Mundial de la Salud del 12 de mayo.

El cierre de los centros educativos está acarreando nuevos retos para los más de 102.000 estudiantes refugiados con los que cuenta Chad. Uno de ellos es la brecha causada por la falta de medios como la televisión o la radio, necesarios para seguir las clases a distancia que está ofreciendo el Gobierno. También lo es el hecho de que las escuelas son lugares que aportan seguridad e información para la comunidad, por lo que, mientras permanecen cerradas, la infancia refugiada es más vulnerable a sufrir explotación y violencia doméstica, sexual y de género.

El equipo de sensibilización de JRS en Djabal

En esta coyuntura, el profesorado de JRS, nuestra organización socia en el país, está trabajando con toda su energía para seguir acompañando a sus alumnos y alumnas en la distancia. Abdelhamid Ibrahim Radjab, profesor en el campo de personas refugiadas de Amnabak, en Iriba, es uno de ellos. Nos explica que sigue recordando a los padres y madres de su alumnado que “pidan a sus hijos e hijas que repasen los materiales y lecciones que han dado en el cole, para que estén preparados para los próximos exámenes”.

El rol de las maestras y los maestros también es fundamental a la hora de sensibilizar a la comunidad acerca del virus, y así ayudar a la prevención de su propagación en los siete campos de refugiados de Chad en los que JRS está presente. Además de explicar las medidas preventivas y de distanciamiento social, el personal docente de JRS se vale de la distribución de pósters y otros materiales informativos. “Hacemos sensibilización a la comunidad”, explica Ibrahim Isaakh, que enseña Ciencias Sociales en Djabal, “y el alumnado también forma parte de él. Es muy importante que ayudemos a difundir el mensaje.” “Recomiendo el lavado de manos frecuente, evitar aglomeraciones y no reunirse en las calles en este período”, nos cuenta  Fatimé Ali Rifa, profesora en el campo de Touloum, en Iriba.

En la fotografía, Makka Abdallah Dehie, profesora en Guereda

“El cierre de las escuelas afecta al alumnado y sus horarios, no podrán terminar su programa educativo”, explica Abdallah Ahmat, profesor de Matemáticas en el campo de Djabal, quien nos transmite también la preocupación de la comunidad ante la incertidumbre. La esperanza y el compromiso, sin embargo, siempre se abren paso entre los educadores y educadoras de JRS: “Ojalá que la situación mejore pronto y podamos volver a la escuela”, afirma Makka Abdallah Dehie, profesora de Primaria en el campo de Mile, en Guereda. “Por el momento, y hasta el fin de la pandemia, seguiremos apoyando a nuestro alumnado a través de la educación a distancia.”

Enlaces relacionados

Chad: “Seguiremos apoyando a nuestro alumnado desde la distancia” | entreculturas

Error

El sitio web encontró un error inesperado. Vuelva a intentarlo más tarde.