Celebramos que España vuelve a ser donante de la Alianza Mundial por la Educación con un compromiso de un millón y medio de euros

  • España
  • El pasado viernes 2 de febrero se celebró la Cumbre de Dakar. Desde la Campaña Mundial por la Educación (CME), nos movilizamos para pedir al Gobierno español que destinara la financiación necesaria para garantizar el derecho a la educación de más de 264 millones de niñas, niños y jóvenes que actualmente no van al colegio.
 
  • Todo el trabajo de movilización, incidencia política y presión durante las semanas previas a la Cumbre ha dado sus frutos: España, representada en la Cumbre por el Secretario de Estado de Cooperación Fernando García-Casas, vuelve a subirse al carro de los donantes en educación con un compromiso de un millón y medio de euros, y la voluntad de incrementar esa cantidad en los próximos años.
 
 

El pasado viernes 2 de febrero concluyó en Dakar la Conferencia de Financiación de la Alianza Mundial por la Educación (AME), una cita del más alto nivel cuyo objetivo era movilizar fondos para fortalecer los sistemas educativos de los países en desarrollo, de modo que para 2030 todos los niños y niñas del mundo puedan ejercer su derecho a una educación infantil, primaria y secundaria inclusiva y de calidad. Esta Cumbre de Dakar ha sido la primera de este tipo organizada conjuntamente por un país donante miembro del G7, Francia, y un país en desarrollo, Senegal. También ha sido la primera en reunir a diez Jefes de Estado, tres ex Jefes de Estado y más de cien Ministros, que han demostrado así su compromiso con la causa educativa. 

La Cumbre de Dakar ha cumplido con todas las expectativas previstas, tanto en términos de participación - con más de 1.200 participantes, incluyendo líderes de UNESCO, UNICEF, el Banco Mundial, la sociedad civil, y el sector privado, además de la cantante Rihanna, que es embajadora mundial de la AME – como de compromiso económico: los donantes se han comprometido a aportar 2.300 millones de dólares (1.860 millones de euros) a la AME entre 2018 y 2020, aunque el mayor esfuerzo es el de 50 países en vías de desarrollo que anunciaron un incremento de su gasto público en esta materia hasta alcanzar o superar el 20% de sus respectivos presupuestos, lo que representa 110.000 millones de dólares hasta 2020, frente a los 80.000 del periodo anterior.

Para la Coalición Española de la Campaña Mundial por la Educación (liderada por Ayuda en Acción, EDUCO y Entreculturas) la mejor noticia surgida de Dakar es que todo el trabajo de movilización, incidencia política y presión que hemos desarrollado junto a Plan International, organización que representó a la CME en la cumbre, ha dado sus frutos: España, representada en la Cumbre por el Secretario de Estado de Cooperación Fernando García-Casas, vuelve a subirse al carro de los donantes en educación con un compromiso de un millón y medio de euros, y la voluntad de incrementar esa cantidad en los próximos años. Nuestro país se une así a otros donantes como la Comisión Europea, el Reino Unido, que anunció una inversión de 740 millones; Noruega, que contribuirá con 400 millones, o Francia, que comprometió 200 millones o Senegal, la primera nación africana en convertirse en donante de la AME con 2 millones. En este escenario, no cabe duda de que la aportación española es modesta y casi de carácter simbólico, pero tiene un enorme significado y trascendencia: puede ser el primer paso hacia un nuevo periodo en el que nuestro país recupere su papel como donante en el ámbito educativo, que había abandonado en el año 2011 (fecha de su última contribución a la AME). 

Si bien el objetivo de la AME, fijado en 2.000 millones de dólares procedentes de los países donantes, aún está lejos de conseguirse, los resultados de la Cumbre de Dakar invitan a la esperanza. Los fondos movilizados hasta el momento permitirán extender el apoyo de la AME a los sistemas educativos públicos de hasta 89 países en desarrollo, llegando a un alumnado de 870 millones de niñas y niños mediante proyectos de formación de docentes, construcción de aulas,  distribución de manuales escolares y actividades específicas para la educación de las niñas. Se trata sin duda de un importante impulso a las iniciativas para lograr que los 263 millones de niñas y niños no escolarizados de todo el mundo – y que en pocos años podrían llegar a ser 500 millones si no se invierte la tendencia actual – puedan tener acceso a una educación de calidad e inclusiva 

Cristina Álvarez, Coordinadora de la Coalición Española de la Campaña Mundial por la Educación,  afirma que “nos sentimos orgullosos de que España contribuya a hacerlo posible, aunque sea modestamente, esperando que éste sea el primer paso de un compromiso sólido, firme y ambicioso de nuestro país con la educación. Asimismo, queremos agradecer a todas las personas que durante estos días habéis seguido la web y las redes sociales de la CME y colaborado con nosotros en la difusión de nuestros mensajes; todos y todas habéis realizado también una contribución imprescindible para que hoy podamos daros esta buena noticia, ya que sin vuestro apoyo no habría sido posible”.

Por último, señalar que desde la Campaña Mundial por la Educación daremos seguimiento a este compromiso de España, trabajando tanto para garantizar su cumplimiento como para lograr que nuestro país aumente su aportación de fondos en los próximos años. 

Enlaces relacionados