Ante la violencia y represión en Nicaragua: exigimos diálogo y paz

Hoy nos sumamos a una acción internacional de entrega de cartas a la representación diplomática de Nicaragua en Madrid para pedir el cese de la violencia y el diálogo en el país. Desde el pasado 18 de mayo, Nicaragua vive una fuerte reacción popular contra el gobierno de Daniel Ortega y Rosario Murillo encabezada en el inicio por jóvenes estudiantes en las universidades del país que protestaban por un intento de reformar el sistema de pensiones. La contestación del gobierno de Ortega desde el primer momento ha sido de brutal represión por parte de las fuerzas de choque paramilitares afines al propio gobierno y de los destacamentos antimotines de la policía. Es difícil acceder a las cifras oficiales, pero diversas organizaciones de Derechos Humanos elevan a un centenar las personas fallecidas y a más de 200 las encarceladas. Varias decenas siguen desaparecidas y hay un elevado número de personas heridas.

La indignación del estudiantado ha sido respaldada por diferentes grupos de la sociedad civil, parte del sector empresarial, la Iglesia… que han salido a protestar pacíficamente por el autoritarismo de la pareja gobernante y a exigir justicia ante los asesinatos y desapariciones, el cese de la represión y que Nicaragua regrese a senderos de paz y democracia. 

Asimismo, nos hacemos eco de las declaraciones que apuntan a una serie de amenazas sobre la integridad física del Padre José Alberto Idiáquez, S.J., Rector de la Universidad Centroamericana (UCA) debido a su participación en la Mesa de Diálogo convocada por la Conferencia Episcopal. Además, compartimos la posición de la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH) que ha denunciado "graves violaciones a los derechos humanos" e hizo una serie de recomendaciones que han sido desoídas por parte del gobierno.

La universidad jesuita UCA el pasado 30 de mayo sufrió un violento ataque al finalizar una multitudinaria manifestación pacífica convocada en solidaridad con las madres de los asesinados.  Millares de personas se refugiaron en la UCA  ante los disparos a los manifestantes provenientes de francotiradores y el ataque de las "fuerzas parapoliciales" afines del gobierno. Dos de los manifestantes fueron asesinados y se atendieron numerosos heridos.

Por su parte, la Federación Internacional de Fe y Alegría, movimiento de educación popular del que formamos parte y que está presente en diversas zonas del país, ha expresado su condena a la represión y a la violencia. 

Entreculturas y Alboan, en solidaridad con nuestras hermanas y hermanos nicaragüenses:

Condenamos la injustificada y brutal agresión a manifestantes, expresamos nuestra solidaridad con las víctimas y familiares y nuestro respaldo a la comunidad universitaria de la Universidad Centroamericana (UCA), apoyamos la labor de mediación que ejercen los obispos nicaragüenses y hacemos un llamado urgente a los Organismos Internacionales, en particular a la OEA y a los gobiernos democráticos del mundo para exigir y respaldar la democratización del país ahora que los canales de diálogo están abiertos.

Como parte de una acción internacional en numerosos países, hemos entregado esta misma mañana una carta a la Embajada de Nicaragua en España en solidaridad con el pueblo nicaragüense.  Queremos contribuir, en la medida de nuestras posibilidades, a servir de altavoz en nuestro contexto y a impulsar acciones concertadas con otros actores sociales que  llamen la atención sobre  la necesidad de una salida democrática a esta crisis, que tanto sufrimiento está dejando en nuestra querida Nicaragua.

Documentos adjuntos