Día de la Tierra: Los países ricos en recursos naturales tienen los índices de pobreza más altos, los niveles de educación más bajos, y el mayor número de conflictos violentos, recurrentes y complejos

Con motivo del Día Internacional de la Tierra, que se celebra el 22 de abril, desde Entreculturas queremos llamar la atención sobre la fuerte y creciente presión sobre los recursos minerales, fósiles, pesqueros, forestales, agrícolas o hídricos en el mundo y la lucha por su control que genera además de degradación ambiental, tensión, conflictos, violencia y desplazamientos forzosos. Las personas y comunidades que habitan zonas explotadas ven vulnerados muchos de sus derechos humanos. La mayoría de los países ricos en recursos naturales tienen los índices de pobreza más altos, los niveles de educación más bajos, y el mayor número de conflictos violentos, recurrentes y complejos. Al menos en 8 de los 15 países más violentos del mundo los recursos naturales han desempeñado un papel clave en el conflicto. 

Vulneración del derecho a la educación

Uno de esos derechos vulnerados es el derecho  a la educación. De los 40 conflictos que entre 1999 y 2013 han conllevado ataques directos a la educación más de la mitad estaban vinculados con los recursos naturales. Dos tercios de los niños y niñas sin escolarizar viven en países ricos en recursos naturales cuyos presupuestos en educación son inferiores al 3% y,  en la última década, el 87% de las personas desplazadas en el mundo procedían de zonas de explotación minera y petrolera. El desplazamiento y el refugio son factores de riesgo para el abandono escolar y la pérdida de oportunidades educativas: sólo la mitad de la infancia refugiada  está escolarizada en primaria y una cuarta parte en secundaria. Una educación de calidad, fundamentada en el respeto hacia los pueblos indígenas y sus derechos y que potencie un desarrollo sostenible, acorde con la justicia socio-ambiental, es esencial para la adecuada gestión de los recursos naturales, la preservación del medio ambiente, la construcción de la paz y el cumplimiento de los demás derechos humanos. 

Situación en la Amazonía

La explotación irresponsable de los recursos naturales en muchas ocasiones afecta también a la subsistencia y medios de vida de las poblaciones locales en muchos lugares del mundo. Uno de esos lugares es la Amazonía, un territorio clave para el continente americano y para la Humanidad en su conjunto pero que sin embargo se encuentra lleno de vidas y ecosistemas heridos. Son muy habituales las prácticas mercantilistas que no tienen en cuenta las poblaciones ni la biodiversidad y donde los Estados no dan respuesta suficiente a dichas situaciones, de manera que que prima el beneficio económico de las grandes corporaciones sobre los derechos de los pueblos indígenas y la protección del Planeta. Desde Entreculturas, junto al Servicio Agropecuario para la Investigación y Promoción Económica (SAIPE), trabajamos desde hace más de 10 años en Alto Marañón del Perú, territorio ancestral de los pueblos indígenas Awajun y Wampis formados por unas 50.000 personas. 

Desde la terrible época de explotación del caucho, hace más de 70 años, que causó atrocidades ecológicas y miles de muertes humanas, la historia de depredación y violencia no ha parado: sigue provocando conflictos, desastres ecológicos, violaciones de derechos humanos, pobreza y muerte.

Recientemente se ha vivido en este continente un ejemplo de los riesgos que entraña la explotación de recursos naturales para las poblaciones locales con el derrame de crudo del pozo la Lizma 158 gestionado por Ecopetrol en La Fortuna de Barrancabermeja, Colombia. Los vertidos han alcanzado las aguas de Caño Lizama donde Entreculturas trabaja con la población local junto al Centro de Investigación y Educación Popular (CINEP). Dichos vertidos han dejado a su paso un panorama devastador y a diario la comunidad encuentra centenares de peces flotando entre las espesas aguas negras. Para la población local la situación es dramática, puesto que viven de la pesca y se ve comprometida su seguridad alimentaria, el suministro de agua potable y la diversidad del ecosistema en el que fundamentan su estilo de vida. Sin embargo, "los avances sobre cómo se está tratanto el vertido luego de un mes y quince días de la emergencia", nos cuenta Mª del Carmen Muñoz, de CINEP, "no resultan muy significativos, debido a que los procesos son lentos".  El riesgo de que supone la falta de agua y de alimento compromete el derecho a la educación de los niños y niñas de al menos 14 familias de la comunidad. 

Nuestra labor en red

Desde Entreculturas, junto a Alboan, Fe y Alegría Perú SAIPE, CINEP y otras muchas organizaciones trabajamos en red en la defensa de la región Pan-Amazónica a través de la Red Internacional REPAM (Red Eclesial Panamazónica) que abarca 9 países de la Amazonía (Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú, Brasil, Surinam, Guyana, Guyana Francesa y Bolivia), ofreciendo apoyo institucional, técnico y financiero. Desde REPAM se ha impulsado la escuela de Derechos Humanos que quiere incentivar y acompañar procesos de promoción, exigibilidad y defensa de derechos en la Pan-Amazonía a nivel internacional y nacional. 

Para ello se ha comenzado recogiendo 13 casos de vulneración de derechos propuestos por las organizaciones de base. Uno de estos casos es el Lote 116 que responde a la dramática situación de concesión para la explotación petrolera de más del 70% de la selva peruana a través de procesos que ignoran el derecho a la consulta previa, libre e informada de los pueblos indígenas de la zona. En el caso del Lote 116, en 2014 empezó la fase de exploración con la perforación de dos pozos petroleros, causando un primer impacto por el uso de maquinaria pesada para las excavaciones que luego no fue correctamente remediado, así como la tala de árboles y otros perjuicios. Las organizaciones indígenas lograron presentar una demanda de amparo por omisión de consulta y la Corte superior de justicia de Lima falló en su favor en marzo 2017 ordenando la suspensión de las operaciones y el retiro de la zona de las empresas por “vulneración del derecho de participación ciudadana (consulta previa y consentimiento) de las comunidades nativas”.

En España, participamos participa articuladamente con organizaciones de ejes internacionales de REPAM, cuya secretaría técnica es asumida por Cáritas España. Además, participamos activamente junto a otras organizaciones en REDES (Red de Entidades para el Desarrollo Solidario) y su iniciativa Enlázate por la justicia, desde la que estamos trabajando la campaña “Si cuidas el planeta, combates la pobreza”. 

NOTICIAS RELACIONADAS: