Fundación SAFA con la juventud refugiada de Etiopía

Etiopía es uno de los países africanos que mayor número de refugiados acoge. Vecino de países en conflicto, alberga a cerca de 900.000 personas refugiadas, la mayoría procedentes de Sudán del Sur, Somalia y Eritrea.

En el país hay 26 campos de refugiados situados en los límites fronterizos con Sudán de Sur (Gambela y Asosa), Eritrea (Shire y Afar) y Somalia (Jijiga y Dollo Ado). En este último es donde se ubica nuestro proyecto. Dollo Ado es un lugar remoto situado a 932 kilómetros de la capital etíope, Adís Abeba, lo que se traduce en al menos 3 días en coche. De clima semi-desértico, los periodos de sequía se suceden año a año y las tasas de alfabetización y escolarización son de las más bajas del país.

En Dollo Ado hay 5 campos de refugiados somalíes que acogen a un total de 220.000 personas. Es una de las regiones más empobrecidas de Etiopía, donde la mayoría de la población se dedica al pastoreo, mayoritariamente de cabras.
 


El proyecto que apoyamos desde Fundación SAFA -a través de Entreculturas y del Servicio Jesuita a Refugiados- busca aliviar el sufrimiento, mejorar el bienestar y dignificar la vida de las personas refugiadas en esta región a través de 3 líneas de trabajo: apoyo psicosocial, educación no formal (alfabetización básica y talleres vocacionales) y dinamización de jóvenes (actividades lúdicas, culturales y deportivas). Cerca de 14.000 personas participarán en el conjunto de esta intervención. [DESCARGAR FICHA CON MÁS INFORMACIÓN]

 

¿QUIERES COLABORAR?

Puedes realizar una donación a la siguiente cuenta bancaria


ES33 0049 0127 07 2410817220


 

ESPECIAL La vida de las personas refugiadas en Etiopía

El Servicio Jesuita a Refugiados trabaja, con el apoyo de Entreculturas, en los dos campos más poblados de Dollo Ado: Melkadida y Kobe. En ambos, el 65% de las personas tiene menos de 18 años, por lo que nos encontramos ante una población muy joven, muchos han nacido allí y no conocen otra realidad. Tras el trabajo realizado construyendo una escuela y cuatro espacios ambivalentes para jóvenes a partir de 2012, este componente educativo y de medios de vida se complementa con líneas nuevas de trabajo que buscan la rehabilitación social, la creación de oportunidades y el empoderamiento y autoestima de jóvenes. En este último caso, a través de talleres vocacionales, alfabetización y actividades recreativas, deportivas y culturales. Leer+