Nuestra acción a favor de los derechos de la Infancia

Por estas razones, tratamos de que nuestra acción tenga un carácter integral, incidiendo en diferentes realidades contempladas en la Convención sobre los Derechos del Niño. A continuación, señalamos algunos ejemplos:

 

Principio 1

El niño disfrutará de todos los derechos enunciados en esta Declaración. Estos derechos serán reconocidos a todos los niños sin excepción alguna ni distinción o discriminación por motivos de raza, color, sexo, idioma, religión, opiniones políticas o de otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento u otra condición, ya sea del propio niño o de su familia.

En Entreculturas impulsamos en las escuelas rurales de Perú un proyecto de educación bilingüe intercultural con equidad de género. Su objetivo es profundizar en un modelo equitativo de gestión de las escuelas rurales que supere el estancamiento y el atraso de la educación en la sierra, incidiendo en la mejora de las condiciones educativas y en el respeto a la propia cultura. Los beneficiarios de este proyecto son todos los alumnos y alumnas que estudian en las escuelas estatales de la red rural de Moro (Ancash) y de Quispicanchi (Cuzco), así como los docentes de cada red.

 

Principio 3

El niño tiene derecho desde su nacimiento a un nombre y a una nacionalidad.

El proyecto de investigación y asistencia jurídica a las familias para la recuperación de niños y niñas desaparecidos durante el conflicto armado en El Salvador trata, principalmente, de restituir su derecho a la identidad así como su derecho a la filiación. El secuestro de niños y niñas fue una dramática práctica durante los años de la dictadura salvadoreña. En Entreculturas, a través de la asociación Probúsqueda, pretendemos establecer el paradero de las niñas y niños desaparecidos a consecuencia del conflicto mediante la investigación de los casos. Se hace énfasis en la reparación tanto material como moral de las víctimas, se hacen valer las recomendaciones de la Comisión de la Verdad en estos temas así como las directrices de la Corte y Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Este proyecto también trata de impulsar la reconciliación del país creando una cultura de paz.

 

Principio 4

El niño debe gozar de los beneficios de la seguridad social. Tendrá derecho a crecer y desarrollarse en buena salud; con este fin deberán proporcionarse, tanto a él como a su madre, cuidados especiales, incluso atención prenatal y postnatal. El niño tendrá derecho a disfrutar de alimentación, vivienda, recreo y servicios médicos adecuados.

Para que la educación sea efectiva, el niño o la niña deben hallarse en unas condiciones nutricionales sanas y en un entorno de cierta estabilidad social. Eso es lo que se tiene en cuenta en el Programa alimentario para niñas y niños de escuelas multigrado que Entreculturas impulsa en Guatemala (el segundo país de América Latina con mayores índices de desnutrición). Este proyecto busca mejorar los índices de nutrición, atención y permanencia en la escuela de 1.900 niños y niñas de los departamentos de Chiquimula y Totonicapán a través de dos componentes: la dotación de desayuno escolar y la sensibilización a los padres y madres.

 

Principio 5

El niño física o mentalmente impedido o que sufra algún impedimento social debe recibir el tratamiento, la educación y el cuidado especiales que requiere su caso particular.

En Entreculturas apoyamos la labor de Fe y Alegría Bolivia que cuenta, entre sus líneas de acción, con las Aulas de Apoyo donde se busca la inclusión del niño o niña con discapacidad en la educación regular y, así, poner fin a su aislamiento. Esta acción se plasma en la inclusión de "aulas de apoyo" en escuelas regulares, es decir, un espacio dentro de la unidad educativa equipado con materiales, libros y juegos pensados para dar una educación individualizada que responda a las Necesidades Educativas Especiales (NEE) de ciertos niños. Se trata de una atención integral que abarca las fases de detección, diagnóstico, intervención, capacitación y acompañamiento, y se extiende por seis departamentos bolivianos que presentan un alto índice de pobreza: La Paz, Oruro, Potosí, Chuquisaca, Cochabamba y Tarija. En total, unos 2.500 niños y niñas de entre 4 y 12 años se benefician de esta iniciativa.

 

Principio 7

El niño tiene derecho a recibir educación, que será gratuita y obligatoria por lo menos en las etapas elementales. Se le dará una educación que favorezca su cultura general y le permita, en condiciones de igualdad de oportunidades, desarrollar sus aptitudes y su juicio individual, su sentido de responsabilidad moral y social, y llegar a ser un miembro útil de la sociedad.

El interés superior del niño debe ser el principio rector de quienes tienen la responsabilidad de su educación y orientación; dicha responsabilidad incumbe, en primer término, a sus padres.

El niño debe disfrutar plenamente de juegos y recreaciones, los cuales deben estar orientados hacia los fines perseguidos por la educación; la sociedad y las autoridades públicas se esforzarán por promover el goce de este derecho.

El derecho a la educación es el eje central del trabajo de Entreculturas. Consideramos que es la mejor herramienta para la transformación personal y colectiva, y la mejor estrategia para el auto desarrollo de los pueblos. Por citar un ejemplo, el Centro Cultural Comunitario es una iniciativa que planteamos en Brasil, junto a Fe y Alegría, como alternativa al contexto de violencia en el que crecen los niños y niñas de Río de Janeiro. La producción y difusión de sus trabajos educativos y manifestaciones culturales y artísticas reducen su situación de riesgo personal y estimulan el compromiso de los niños, niñas, jóvenes y personas adultas con la educación, la lectura y la cultura.