Según Unicef, cerca de 6 millones de niños menores de cinco años mueren cada año en el mundo por desnutrición y son más de 100 millones -en cifras de la Campaña Mundial por la Educación (CME)- los niños y niñas a los que les está vedado el derecho a la educación por no poder ir a la escuela. Muchos de ellos debido a que se encuentran trabajando: la OIT (Organización Mundial del Trabajo) los cifra en más de 220 millones, 126 de los cuales realizan trabajos peligrosos y 10 sufren explotación. Sin embargo, los datos no acaban ahí y, mientras que 150 millones de niñas -y 73 millones de niños- sufren abusos sexuales, según la OMS (Organización Mundial de la Salud), se calcula también que por lo menos 275 millones de niños son testigos de casos de violencia doméstica y que entre 100 y 140 millones de mujeres y niñas han sido sometidas a mutilación/ablación genital. Por otro lado, más de un millón de niños se encuentran encarcelados y expuestos a todo tipo de torturas y agresiones en las prisiones, tal y como denunciaría recientemente la ONG Save the Children. 

Las cifras hablan por sí solas y deben llevarnos a reflexionar y a implicarnos en la estrategia de actuación que se precisa para paliar esta realidad. Porque son los derechos fundamentales de millones de niños y niñas en todo el planeta los que están en juego y no podemos seguir perpetuando la indiferencia ante este problema.

  

El compromiso particular de Entreculturas con la infancia: los niños y niñas soldados  

Otra de las lacras que merman la infancia de miles de pequeños en todo el mundo es el reclutamiento de niños y niñas para su participación en conflictos armados. Es difícil determinar una cifra exacta, pero lo cierto es que la mayoría de ellos se concentran en países como República Democrática del Congo, Colombia o Liberia, donde la situación política y social es extremadamente delicada. 

Entreculturas lidera actualmente la Coalición Española para Acabar con la utilización de Niños y Niñas Soldados. El objetivo de esta coalición -integrada también por Alboán, Amnistía Internacional, Fundación el Compromiso, El Servicio Jesuita a Refugiados y Save the Children- es poner fin al reclutamiento forzoso de menores de 18 años y asegurar que en los países en situación de conflicto o post conflicto se llevan a cabo buenos programas de desmovilización, desarme y rehabilitación para los niños y niñas soldados. 

A esta causa se han sumado artistas destacados como Nacho Duato o el propio David Bisbal, quien ha cedido los derechos de autor de su canción "Soldados de papel" a la Coalición.